Tuesday 24 de January de 2017

Unas clasecitas ¿no?

El Resbalón

     20 Apr 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

EN LA BABA
Pena ajena sintieron los titulares de Limpia de Sombrerete, Rito Torres, y el sistema de agua, Adolfo Salas, por las "gracias" de los regidores durante la capacitación con Semarnat.
El tema era el manejo adecuado de los residuos peligrosos.
Para empezar, los ediles sobresalieron por sus caras de ¿what?
La botanita le sirvió de refugio a Claudia Hernández y Ezequiel Flores, quienes a pesar de pertenecer a la Comisión de Ecología tiraron la toalla y ni adiós dijeron.
José Luis Salazar se quedó, peeero nomás a dar vergüenzas.
En cuanto José Humberto Cuevas, subdirector de la Unidad de Peligrosidad de Semarnat, explicaba algo,el otro  José metía la pata preguntando lo mismito que se acababa de decir.
Dos que tres gestos de hartazgo se le escaparon al funcionario federal y no era para menos porque fíjese después de explicar cuáles eran los residuos peligrosos y que se iban a poner centros de acopio, ¿qué cree que preguntó? Que qué se iba a acopiar… Chale.


EL SHOW
El que de plano se sintió Luismi versión Fresnillo fue el regidor Juan Monreal, quien en la entrega de apoyos de Pinta tu Casa en Estación Gutiérrez se aventó un bailecito tipo “No culpes a la noche”.
Todo este show digno del Foro Sol ocurrió cuando el edil que la hacía de maestro de ceremonias le cedió el micrófono al alcalde Juan García Páez.
Y como habla muy muy fuerte, al tomar el micrófono el presi le dijo: “ya extrañaba tus gritos tocayo”.
Ya entrado en el personaje de Luismi, cuando el alcalde volvió a pedir la palabra dijo: “pérense que el  presidente se quedó picado”.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad