Tuesday 17 de January de 2017

Urge una política para desastres naturales

Perspectivas

     6 Feb 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En México, los desastres naturales reemplazaron a los ciclones económicos.
Así, mientras en las décadas de los 70, 80 y 90 los mexicanos sufrimos por las devaluaciones y las explosiones inflacionarias, a partir del año 2000 nuestro coco han sido los desastres naturales que han costado decenas de miles de millones de pesos y mucho más, en el patrimonio de millones de mexicanos.
Las inundaciones del sureste, las heladas del norte y ahora las sequías, deben inducir a los tres órdenes de gobierno a construir políticas públicas para enfrentar los desastres naturales.
México, los mexicanos, no pueden vivir con el Jesús en la boca esperando ver si diluvia o hay sequía; si hay heladas o vientos que acaben con los cultivos.
Es evidente que el cambio climático está ocasionando fenómenos que no se veían y también es evidente que los apoyos federales son insuficientes para enfrentar el problema.
Se requieren políticas públicas a nivel nacional que por principio de cuentas coordinen a los tres órdenes de gobierno para hacer estrategias preventivas a los desastres.
En mucho, la falta de una política de planeación urbana provoca desastres terribles en especial con las inundaciones cuando gobiernos estatales y locales permiten e incluso especulan con la tierra y provocan asentamientos en zonas donde a la primera lluvia se inundan.
Hoy por hoy el problema a nivel nacional, 19 Estados, es la sequía. La más grave desde que se iniciaron las mediciones hace 170 años.
La sequía de hoy es similar a un ciclón económico: empobrece a quienes perdieron sus cosechas, hunde en el hambre a quienes cultivan para subsistir y golpea al resto de la población con los aumentos en los precios de los bienes básicos.
Los recursos federales que se están bajando parecen insuficientes; porque no hay dinero que alcance para restituir lo perdido y sus efectos a mediano plazo y porque la entrega de los recursos a los productores se convierte en un desastre por falta de coordinación entre los distintos órdenes de gobierno. A fin de cuentas, hasta hoy, nadie queda contento con la forma como están saliendo las cosas.
Es verdad que parecen no haber medidas en contra del fenómeno; pero, sin duda, hacer represas, extender las zonas de riego; adoptar políticas de ahorro de agua son pasos para enfrentar el problema.
Si México continúa actuando como hasta ahora, sólo con soluciones ex post, serán insuficientes los fondos especiales para desastres, los seguros y los recursos emergentes.
Se pudieron superar los ciclones económicos de las décadas pasadas, es tiempo de actuar para superar los desastres naturales.
Hasta el próximo lunes con nuevas… PERSPECTIVAS.

*Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.59
Venta 22.09
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad