Wednesday 22 de March de 2017

¿Validez o nulidad de una elección?

     22 Feb 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El 14 de febrero, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió los juicios de revisión constitucional relativos a la elección de gobernador del estado de Michoacán.
Por unanimidad la y los magistrados del TEPJF aprobaron el proyecto de sentencia elaborado por Flavio Galván Rivera, confirmando la declaratoria de legalidad y validez de la elección, efectuada por el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán.
Asimismo, se confirmó el otorgamiento de la constancia de mayoría y validez al ciudadano Fausto Vallejo Figueroa, candidato propuesto por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quien asumió el cargo a partir del 15 de febrero de 2012.
En la resolución se realizó un pronunciamiento sobre: 1) Actos anticipados de precampaña y de campaña; 2) Propaganda gubernamental y uso de recursos públicos del Ayuntamiento de Morelia, Michoacán; 3) Violación al principio constitucional de separación Estado-Iglesias; 4) Distribución y utilización de la tarjeta la EFE; 5) Inequidad en radio y televisión; 6) Inequidad en medios impresos y electrónicos; 7) Propaganda negra; 8) Delincuencia organizada; 9) Violaciones a los principios de equidad y libertad del sufragio, el día de la jornada electoral;  10) Intervención de servidores públicos del Ayuntamiento de Morelia, Michoacán, el día de los comicios.
El TEPJF resolvió que aún y cuando existieron irregularidades acreditadas en el desarrollo del proceso electoral para producir la nulidad de la elección, las violaciones acreditadas analizadas en su conjunto no fueron determinantes ni suficientes para afectar la validez de la elección de gobernador de Michoacán. Tales irregularidades no fueron generalizadas, no tuvieron una incidencia cuantificable o medible ni cuantitativa ni cualitativamente, pues de las pruebas aportadas no se pudo advertir tal circunstancia.
Además, se determinó que las conductas alegadas por los actores no están previstas como causas de nulidad en la normativa de Michoacán, y aunque se adujo la violación de los principios constitucionales, no existió prueba alguna para demostrar cómo incidieron en el resultado final de la elección, razón por la que no se declaró la nulidad de la elección y prevaleció su validez.
En la sesión en la que se analizó el proyecto de resolución, el cual cabe destacar, estuvo disponible por primera vez para su consulta en la página de internet del TEPJF antes de que fuera discutido en pleno, la magistrada María del Carmen Alanis Figueroa, dijo que no era suficiente que se hicieran valer las irregularidades en un proceso electoral, para que pudiera llegarse a la sanción máxima que es la nulidad, “es necesario probar”.
Por su parte, el magistrado Pedro Penagos López comentó que no obstante reconocer que se pueden haber dado hechos de violencia en la elección, no se puede decir que fue generalizada e incidió en el resultado de la misma.
El tema invita a la reflexión de los criterios sostenidos por el tribunal, respecto de la nulidad de una elección por violación a los principios constitucionales; así tenemos el caso de Tabasco, Colima, Yurécuaro, Acapulco,  Zimapán, Huazalingo, Tulantepec y el de Morelia.
Pues en el contexto del proceso electoral federal, que se conforma por una serie de etapas diferenciadas, en las que participan para su instrumentación diversas autoridades, partidos políticos y ciudadanía, deben observarse los principios constitucionales, de no hacerlo, en su caso, daría lugar a la nulidad de la elección.
La Sala Superior del TEPJF, en la tesis de jurisprudencia Nulidad de la Elección, Causa Abstracta, ha sostenido que para que una elección sea válida deben atenderse principios fundamentales como la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad; elecciones libres, auténticas y periódicas; voto universal, libre, secreto y directo; profesionalismo; equidad; control de constitucionalidad y legalidad de los actos y resoluciones electorales, y el acceso de los partidos a los medios de comunicación.
De ahí que la declaración de nulidad de una elección surge como resultado de la verificación que hace la autoridad jurisdiccional electoral competente, de los referidos principios constitutivos de una elección democrática, auténtica y libre, a fin de decidir si estos se han surtido en los comicios materia de la calificación.
La nulidad implica que en el proceso electoral correspondiente no se observaron uno o varios de esos principios y que fue determinante para el resultado de la elección.
Resulta de interés destacar que el respeto a los principios fundamentales son la base de cualquier elección democrática. La afectación grave y generalizada de cualquiera de ellos provocaría que una elección determinada no tuviera sustento constitucional.
 

*Doctora en Derecho y consejera presidenta del IEEZ
soto@itesm.es




Lo más leído
Asesinan un hombre en Tránsito Pesado
El Chichilo protagoniza una riña
Hombre se dispara en el pie por accidente
Civiles armados agreden a balazos menor de edad
Registran baja en ventas por paro de labores en la UAZ
Advertido, funcionario de la Conafor por hacer mal uso de vehículo oficial 
Video: Rinoceronte 'pide' a camarógrafo que le rasque la panza
Del Castillo lamenta no estar en México con Ingobernable
Cornada a Romero
Durante febrero se reportaron 135 mil 766 delitos del fuero común
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.01
Venta 19.51
€uro
Compra 20.51
Venta 21.01

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad