Friday 20 de January de 2017

Vengan a mí todos los que están fatigados y agobiados por la carga y yo les daré alivio

     3 Jul 2011 03:40:00

A- A A+

Compartir:

INTRODUCCIÓN
Hoy nuestra reflexión homilética parte de estas palabras de Jesús en su oración ferviente y de alabanza al Padre, que nos narra el evangelista San Mateo en la lectura evangélica de este domingo.

Primeramente quiero dar comienzo con una vista al mundo que en estos tiempos y días nos toca vivir. La existencia de la humanidad contemporánea tiene sus luces maravillosas, pero también pre-senta sombras y tinieblas que debemos tener en cuenta al momento de reflexionar en la compleja situación que presenta el mundo.

Las ciencias humanas en todos los campos de la vida personal, familiar y comunitaria han avanzado enormemente. Se hace frente a las enfermedades con medicinas que ayudan mucho para reparar, mantener y fortalecer la salud. Con esto se ha alargado el promedio de vida en muchos países.

La tecnología aplicada en la materia para todos los requerimientos y usos de los hombres en el trabajo y en el desarrollo es indudablemente una verdadera conquista que lleva a tener muchos bienes que hacen más cómoda y llevadera la vida cotidiana de pueblos y naciones.

Las culturas se han globalizado con la rapidez y el uso de los medios de comunicación como instrumentos de participación, información y formación, variados e inagotables.

Si los hombres del planeta lograsen una mayor fraternidad y comunión con generosidad, promoviendo la verdad, el bien y la comunión universal estaríamos en condiciones ventajosas y positivas para crear el ejercicio del diálogo, la tolerancia, el respeto y la salvaguarda de los derechos y obligaciones que todos tenemos en la compleja realidad que se presenta en la hora actual.

Sin embargo la humanidad se debate entre sombras y tinieblas que agudizan y hacen muchas veces imposible lograr una verdadera fraternidad entre los pueblos y familias.

El terrorismo con sus métodos de lucha y exterminio es una verdadera epidemia, si podemos llamarlo así.

Las guerras, el armamentismo, el egoísmo de muchos al no querer compartir sus conocimientos y tecnologías de punta hacen a unos muy ricos y a una gran mayoría pobres, miserables y desamparados.

Muchos pueblos en distintos continentes sufren hambre, enfermedades terribles, desamparo y aislamiento.

La lucha contra la violencia, la inseguridad, el tráfico y venta de drogas presenta situaciones límites, borrando valores como la verdad, el bienestar y la justicia para todos.

Es muy triste el fenómeno de las migraciones, de quienes buscan en otros países una mejor vida en todos los aspectos de las aspiraciones legítimas de todo ser humano, hecho a imagen y semejanza de Dios.

Podríamos seguir haciendo esta revisión de la situación mundial y nacional, pero creo que basten estos apuntes para pasar a otro momento de nuestra reflexión a la luz de la Palabra de Dios.


LUCES PARA ILUMINAR NUESTRA SITUACIÓN MUNDIAL Y DAR SENTIDO SIEMPRE NUEVO
A NUESTRA PRESENCIA
1. Primeramente Cristo alaba y da gracias a su Padre porque ha revelado su misterio de vida y salvación a los pobres y sencillos, y en cambio los ha ocultado a los sabios y entendidos de este mundo. Este ha sido y será el beneplácito divino.

2.  El misterio divino de salvación no es posible conocerlo sino a través de Cristo que cumple la voluntad del Padre, por eso nos dice: “Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”.

3.  Por último Jesús nos revela: “Vengan a mí todos los que están fatigados y agobiados por la carga y yo les daré alivio. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga ligera”.


 VIVIR DE ACUERDO A ESTAS ENSEÑANZAS DE CRISTO, MAESTRO, CAMINO, VERDAD Y VIDA PARA TODOS LOS QUE CREAN EN EL Y DEN VALOR SUPREMO A SUS VIDAS
En medio de las luces y sombras que hemos reflexionado al principio de mi homilía, este evangelio de San Mateo nos lleva a realizar nuestra presencia en este mundo mientras caminamos hacia la casa del Padre, de acuerdo al designio de Dios uno y trino.

Fuera de la revelación divina, el hombre no puede alcanzar y realizar de manera digna, adecuada y real la plenitud de la existencia porque depende últimamente de Dios, su presencia, poder, providencia y sabiduría.

Cristo es el amor encarnado de Dios, es nuestro hermano humilde y compañero de vida. Con Él todo se supera, luchando contra las insidias y trampas del demonio que conducen a la corrupción, a la degradación y muerte de los hombres esclavizados a su poder y antojo en contra de Dios y su revelación de amor, felicidad temporal y eterna. Cristo nos ha dicho: “Sin mí nada pueden hacer”.

En Él todo es justo, recto y fraterno. De Él brota la dignidad humana herida por el pecado y restaurada a su primera integridad.

Los cristianos por todo esto debemos ser los discípulos del evangelio en un mundo que muchas veces niega la existencia de Dios  y su presencia providente de ayuda, con mezcla de cruz y gracia que anima y conforta en toda situación positiva y negativa que experimentemos hasta llegar al día de luz inapagable en el cielo.

“Cristo está conmigo. Me acompaña siempre en mi vida hasta el fin”...

*Obispo Emérito de Zacatecas




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Reanudarán las clases el lunes en los 40 planteles del Cobaez
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad