Thursday 23 de March de 2017

Victoria Hernández Rodríguez, pintora de su vida

     27 Oct 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • Victoria junto a su maestro de pintura. Victoria junto a su maestro de pintura.
  • "Un viaje en burro", obra de la artista celerense con corazón de Fresnillo.
Imagen de


María Victoria Hernández Rodríguez, es una mujer de 30 años, originaria de Calera pero con el corazón en Fresnillo que demuestra que la vida, por difícil que parezca, es “como cada quien se la pinta”.
Y como su nombre lo dice, su vida ha sido de victorias, donde gana la lucha día a día.
Sus papás la recibieron con todo el amor del mundo; los dos primeros meses de vida todo parecía que su vida sería como la de cualquier otra persona, pero no fue así.
A un par de meses de nacer, Victoria enfermó de temperatura, su madre preocupada la llevó con doctores que no le daban un diagnostico y al cabo de algunos días, la fiebre terminó.
Pero ahora el diagnostico ya no sólo estaba dado, sino visible, fue Incoordinación Motora de Origen Cerebral (INMUC), es decir, que Victoria no podía controlar los movimientos del cuerpo.
Su vida y la de sus padres desde entonces cambiaron y ha sido de muchos sacrificios, primero por tener que llevarla a sus terapias día a día hasta los 8 meses de edad a Guadalupe, Zacatecas y después continuaron en su hogar cada día hasta los 5 años.
Años más tarde, Victoria pidió que la llevaran a una escuela especial, a la cual sólo fue un año.
Ahora, ella quería asistir a una escuela normal, sin embargo, batallaron para que la aceptaran, y a los 8 años, al entrar al primer año no la inscribieron porque decían que no aprendería y la dejaron como oyente.
Así siguió adelante, y demostró a todos que su capacidad de aprendizaje no tenía que ver con el descontrol de movimientos de su cuerpo.
Al paso de los años Victoria aprendió a andar en triciclo, con el cual, ella se se siente independiente.
Terminó la primaria y ella ya era más independiente, tenía 15 años entonces y debido a su edad no pudo entrar a la secundaria.
La inquietud de seguir adelante continuó, por lo que para pasar el rato decidió entrar al Centro de Cultura de Calera, ella buscaba un ofició, como manualidades o algún otro taller.
Sin embargo, se quedó en pintura, no sabe la razón que la motivo, pero sin duda, no se equivocó.
Muchas personas dudaron, pues su discapacidad no la dejaría tener el control suficiente para pintar, pero no fue así.
“Al principio batalle mucho, no fue nada fácil, el maestro me hizo un encargo, un circulo cromático, que consta de mucho control tanto para plasmarlo en dibujo como pintura, al final lo logré, pero para esto hubo muchos errores, la constancia, esa es la clave del éxito”, celebró.
Y, aunque todavía batalla para hacer algunas líneas y trazos, pero eso nunca la detiene.
“Las exposiciones han sido todo un proceso de aprendizaje, a la gente aún le sorprende ver mi trabajo, ve que sí puedo, ahora se venden mis pinturas y estoy feliz, porque además de hacer lo que me gusta puedo vivir de ello, es una satisfacción poder salir adelante”.
La artista invita a todos las personas a conseguir sus sueños a no quedarse con un no puedo, porque todo se puede lograr, cuando hay lucha, perseverancia y amor a la vida y a lo que se hace.
Lo que más le importa y la hace ser ella, es soñar despierta, pues sólo así alcanzó sus metas.

nbernal@imagenzac.com.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.50
Venta 21

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad