Friday 20 de January de 2017

Viejas denuncias, nuevas fuerzas

Los días del Bi-100

     19 Jul 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
La ciudad de Guadalajara en el año de 1910.
La ciudad de Guadalajara en el año de 1910.

El regimiento revolucionario Benito Juárez (así se denominó al cuerpo que dirigió el coronel Luis Moya), reemplazó a los cuerpos del ejército federal que defendieron las principales plazas del estado.
El gobernador argumentó que el cambio se debía a que necesitaba de una fuerza bélica leal al nuevo régimen.
Tras la muerte del “cabecilla” Moya, en mayo de 1911, el jefe del regimiento fue Manuel Caloca.
En lo que toca a otros colaboradores del Ejecutivo estatal, Paulino Saucedo (operario minero y soltero), integrante del otrora predominante Gran Partido Liberal de la República, escribió: “Todos esperábamos recibir los beneficios políticos que anunció la revolución; pero lejos de eso, fue grande nuestra sorpresa cuando dicho gobierno se rodeó de los más connotados clericales de esta ciudad, al grado de estar completamente entregado este estado, antes liberal y progresista, en manos de los frailes y clericales, quienes procuran tomar desquite de cosa de 40 años que han estado refrenados”.
En este contexto interroguemos, cómo está Roque Estrada Reynoso, el zacatecano más cercano a Francisco I. Madero durante el proceso que fue minando la permanencia del general Porfirio Díaz en el poder.
Estrada Reynoso está en Guadalajara, ahí enfrenta tanto las fuerzas pervivientes del porfirismo, como la formación del Partido Católico Nacional.
También enfrenta las torpezas de los clubes maderistas, cuyo mayor distintivo es su perorata por la apertura política, junto con una nula vocación por el poder.
Roque Estrada, en julio de 1911, pernocta soltero en un hotel y utiliza los balcones del edificio para exponer los males que provocaron la insurrección.
Estas son sus palabras: “El pacto federal fue transformado en una organización plutócrato-financiera, del monopolio científico, del consorcio de este monopolio con el extranjerismo y con la burocracia, de los enormes privilegios, de las concesiones onerosas.
“El sistema de propiedad territorial hacendaria, verdugo de la media y de la pequeña propiedad, es tributaria de aquélla por la cadena del agio; (otro problema es) la situación del proletariado en general, de la del peonaje, principalmente en el estado de Morelos, y de la situación de los indígenas en los estados de Sonora y Yucatán.
“Súmense las flagrantes violaciones de las garantías individuales, de los procedimientos sumarísimos, de las consignaciones al ejército, de la ley fuga; de las deficiencias de la instrucción pública...”
Estrada Reynoso regresó al análisis de estos temas en dos novelas: Liberación (Cultura, 1933) e Idiota (Botas, 1935). En ellas permanece como un positivista sincero...
*Historiador y profesor
universitario




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.98
Venta 22.48
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad