Saturday 21 de January de 2017

Violación a mis derechos humanos

     12 Mar 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

un partido con una cultura progresista de los derechos humanos como el PAN, debe promoverlos, reconocerlos y respetarlos, y, no ser fuente de ellos de atropello y violación sistemática.
Sucedió que el que esto escribe se registró como precandidato a diputado local por el principio de representación proporcional, cumpliendo en tiempo y forma con todos los requisitos constitucionales. Sin embargo, la autoridad electoral del partido me invalidó el registro.
Dado que supuestamente podría, (no debería) solicitar la  separación del cargo de secretario del Comité Directivo Estatal  un año de anterioridad a la jornada electoral. Siempre y cuando perteneciera (pretérito imperfecto) al Comité que inició su ejercicio en el 2008.
Como tomé protesta en el Comité el 22 de octubre del 2012, y sabiendo que el periodo estatutario de un comité es de tres años entonces no me aplica dicha disposición , porque sería darle retroactividad a una norma en prejuicio de mi persona (artículo 14 constitucional).
Sin embargo, la Comisión de Elecciones sin motivar ni fundamentar la invalidez de mi registro trasgrede mis derechos fundamentales relativos a “votar y ser votado” (artículo 35).
Claro que interpuse juicio de inconformidad ante la Comisión Nacional de Elecciones y ante el Tribunal Electoral Federal para proteger mis derechos ciudadanos y políticos.
La justicia que no es pronta y expedita, es una justicia denegada. No he recibido ninguna notificación que ponga fin a este juicio, no obstante que las autoridades partidistas y los tribunales federales han pasado por encima de los derechos “pro persona” consagrados en la Constitución.
A pesar de que la autoridad responsable partidista local me “prometió” piso parejo en la selección de candidatos y que mi trayectoria política por 30 años iba a ser ponderada en caso de colisión de derechos fundamentales, hizo todo lo contrario poniendo peñascos en el piso.
La argumentación literal y jurídica se basa esencialmente, en que se me quiere adjudicar un contexto político anterior (pretérito perfecto del subjuntivo) a un evento presente o futuro.
En caso de que se me hubiere (futuro perfecto del subjuntivo) aplicado dicha disposición ésta tendrá la eventualidad de los escenarios electorales del 2015 y 2016 y, no los del 2013.
Las condicionales, para participar están claras, el dolo o la fragilidad en la interpretación de la norma violentó mis derechos politicos, que jamás podrán ser reparados.
Es utópico pedir a las autoridades partidistas la aplicación del control difuso constitucional y convencional. Pero un partido que se ufana de ser humanista debería de perfeccionar sus métodos de selección para no transgredir los derechos humanos que en teoría tanto defiende.

*Maestro en Derecho Constitucional
sergio16garcia@gmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad