Tuesday 17 de January de 2017

Vivir con miedo

     10 Apr 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

u“Aprovecha el día” es una posible traducción de la famosa frase latina carpe diem, acuñada por el poeta Horacio, pero largamente utilizada en la literatura.
Su sentido puede variar según el contexto. Puede ser la exhortación a disfrutar lo que se tiene o gozar la vida presente ante la incertidumbre del futuro. En un contexto que niega la trascendencia, puede tener el significado de sacar el máximo provecho de la vida terrena ya que no hay futuro después de la muerte. También puede significar esa actitud sabia de vivir cada momento de la vida sin estar perdiendo el tiempo en preocupaciones inútiles, o bien, disfrutar con agradecimiento todo lo que la vida nos ofrece evitando amargarse por lo que no se tiene y por lo que otros sí disponen. Puede haber muchas otras interpretaciones pero, en cualquier caso, se trata de decidir cómo vivir el presente ante la inseguridad del futuro, bien sea del futuro a corto o mediano plazo, o bien del futuro trascendente.
Vivimos un tiempo en que la violencia ha suscitado en muchos un gran sentimiento de inseguridad; un temor ante la inminencia de perder la vida, como se dice, por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Aunque se cree que estamos perdiendo la sensibilidad ante los eventos frecuentes que dejan varios muertos a nuestro alrededor, que ya lo tomamos como algo tan natural como salir a comprar el pan para la cena, la verdad es que el miedo de perder la propia vida o la de nuestros seres queridos nos cuestiona y nos hace reflexionar sobre el “cómo” vivir la vida, de dónde sacar fuerzas para que el miedo no nos paralice y seamos capaces de seguir proyectando. Muchos confían en la providencia divina en el contexto de su fe religiosa, otros en la convicción de que el destino ya está escrito y que nadie muere en la víspera, y cada quién tendrá una visión diferente ante la inseguridad que nos rodea.
Pero, reflexiona un autor, “la necesidad de seguridad es fundamental; está a la base de la afectividad y de la moral humanas. La inseguridad es símbolo de muerte y la seguridad es símbolo de la vida”, de ahí que el miedo a perder la vida no es algo trivial. Sartre escribió: “todos los hombres tienen miedo. Todos. El que no tiene miedo no es normal, eso no tiene nada que ver con el valor”, de manera que, no se trata de no tener miedo ante los peligros que nos acechan, sino de tomar una decisión frente a ellos, tener una respuesta.
La respuesta tendrá que ver con el cómo vivimos nuestra vida presente y con el qué esperamos del futuro. Todos anhelamos una transformación en la convivencia humana que no podemos esperar sólo de aquellos que consideramos culpables o responsables de la situación, sino que proceda también de aquello que hay en el corazón de cada quién, y del valor que le atribuyamos a la vida propia y ajena.

*padrefelix98@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.68
Venta 22.18
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad