Sunday 22 de January de 2017

Vivir en el desierto

     24 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

¿Qué te imaginas cuando oyes la palabra “desierto”? Fue una pregunta que hice a mis amigos hace días. Sus respuestas fueron interesantes. Uno dijo: un lugar caliente de día, frío de noche. Energía y riqueza, pero también soledad y muerte, pero en forma misteriosa muchas personas, animales y plantas viven y se desarrollan sólo en él.
Ahí encontramos solidaridad pero también rapiña. Ahí se juega la vida, los seres vivos se vuelven más resistentes porque están en una arena movediza, por tanto sus raíces son más profundas. Para unos es lugar donde el tiempo fluye despacio. Animales agresivos y ocultos. Para otros es aventura, reto y diversión. En el desierto se puede ver reflejado todo ser humano en sus diversas etapas y estados de ánimo, porque sobre todo es misterio.
Llama la atención lo paradójico que resulta el desierto como metáfora de la existencia. Vida y muerte. Silencio y soledad, pero también lugar de encuentro. Miedo e inseguridad, pero también reto y aventura. Un lugar que atemoriza, pero también que ofrece posibilidades.
Otro amigo expresó: lugar místico, entre la vida y la muerte, la aridez de la vida y el florecimiento y renovación de la misma, con los recursos que se encuentran a la mano y sólo con ellos.
¿Podremos comparar esto que vivimos hoy con el desierto? ¿Habrá alguien que sienta que camina por la vida en medio de la nada? ¿Habrá quién, aun lleno de cosas, se sienta vacío? ¿O quién, en medio de tantas relaciones, no sienta que alguien lo ama de verdad? ¿Será que cuando alguien nos dice que se siente deprimido, nos estará gritando: ¡estoy solo y vacío!? Posiblemente hay muchos y muchas que sienten atravesar en su vida un inmenso desierto.
Lamentablemente hoy se puede percibir lo que en algunos significa una vida vacía, sin sentido. Pero ese desierto es también un gran reto donde podemos experimentar la aventura de recuperar la alegría de vivir, la capacidad de creer y confiar en alguien. Nos puede ayudar a descubrir el valor de lo que es esencial para vivir, de lo que necesitamos para saciar la sed más profunda que hay en cada uno, pero también requerimos de alguien que nos guíe, de un experto en recorrer esos caminos.
Un amigo escribió: El desierto es metáfora de lucha. Era el lugar donde habitaban los demonios, entrar en él era una decisión heroica y, vencerlos en su propio dominio era una victoria para la humanidad y no sólo una lucha individual, porque aquellos que entraban al desierto representaban la fe, la capacidad y la fuerza de todos los hombres.

*padrefelix98@hotmail.com

 




Lo más leído
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
Gael García, fiel a sus ideales
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.54
Venta 22.04
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad