Monday 16 de January de 2017

¿Y los alumnos?

     17 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En los últimos años se ha configurado, conscientemente o no, un modelo que equipara la calidad de la educación exclusivamente con el desempeño del maestro; tanto en lo individual como en lo colectivo. Este postulado reduce al extremo, hasta volverla inviable, la fórmula educativa de cualquiergobierno -desde Finlandia hasta México.

Al adoptarse esta fórmula de manera simplista, la calidad acaba midiéndose sólo a través de la contribución que hace el factor humano al proceso educativo. No se incorporan los demás elementos, directos e indirectos, que inciden en la educación y, por ello, lo más probable es que el modelo de políticas públicas se vuelva (como lo ha sido en los últimos años) totalmente ineficaz en la práctica.
Sin embargo, hay que reconocer que existen bases teóricas para enfocar todo elanálisis y la política en el desempeño de los maestros. No se sostienen en un análisis integral o en la experiencia de éxitos educativos como el de Corea delSur o la propia Finlandia; pero sí existen en documentos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Por ello es que, paradójicamente, tanto esta visión reduccionista como el análisis más sofisticado y eficaz que tendría que hacer el nuevo gobierno, pueden recurrir a la misma fuente: la propia OCDE.
Derivado de los trabajos de consultoría que la OCDE ha realizado para varios gobiernos en materia de educación, política social y competitividad económica existen, de hecho, dos paradigmas posibles distintos.
Pero el que ha prevalecido en la discusión pública y política, y que hainfluido de manera sobredimensionada en el diseño de los programas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) quiere reducir todo a una sola variable, que ni es la que más impacta ni es independiente.
La prueba PISA ha servido como ancla para este paradigma, pero sólo porque se han tomado sus resultados de manera unidimensional. A partir de ellos se haconstruido un modelo "político" equivocado con implicaciones políticas y sociales para el Estado mexicano. La OCDE elaboró las conclusiones, pero porque la Secretaría de Educación Pública se las pidió direccionadas.
El estudio ("Acuerdo de cooperación México-OCDE para mejorar la calidad de la educación de las escuelas mexicanas, 2010") reduce las recomendaciones para elevar la calidad educativa a lo que tendrían que hacer los maestros -o lo que se propone que el gobierno haga con ellos.
Pero las mismas fuentes en que se ha basado el argumento/modelo dominante muestran que está equivocado. Y el error es grave porque ha incidido en el ámbito de las políticas públicas, provocando que los recursos del Estado destinados a elevar la calidad educativa se hayan desviado, distraído o desperdiciado. Es necesario replantear el discurso.
El modelo correcto coloca al alumno, no al maestro, en el centro de las políticas públicas. Es evidente que lo que se busca con la política educativa -como fin último- es tener mejores alumnos, al inicio, durante y al fin del ciclo escolar, para cada nivel y cada etapa de la educación. De este modo, la variable sobre la que se debería actuar es el alumno. Y el maestro debe tomarsecomo uno de los elementos más en los que la política pública debe enfocarse, pero no el único.
Un mejor desempeño de los maestros debe ser acompañado por las demás variables que se han reconocido (empezando por la propia OCDE) como determinantes en la calidad educativa: política tecnológica; modernización administrativa que en nuestro caso se tiene que inscribir dentro del federalismo educativo,coordinación con las instituciones de educación superior, entre otros.
Y si se quiere elegir una sola variable que contenga el problema y la solución para una política educativa modernizadora, la propia OCDE lo propone en su más reciente estudio, "Panorama Mundial de la Educación 2012": mientrasSuiza destina 14 mil dólares por alumno, México sólo gasta 2 mil 875 dólares; es una cifra hasta abajo de la tabla de la OCDE y por debajo de Argentina (3 mil 512 dólares) y Chile (3 mil 860 dólares). Este es el dato que mejor refleja lo que el Estado mexicano ha dejado de hacer para elevar la calidad educativa.

*Presidente de la Fundación SNTE
emilio.zebadua@hotmail.com
 




Lo más leído
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 22.82
Venta 23.32

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad