Friday 20 de January de 2017

Zacatecas ¿nuevas leyendas urbanas?

     22 Feb 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Un reciente estudio de la Universidad Autónoma de Zacatecas señala que por la escasa promoción de sus atractivos y el costo de sus servicios, incluido el de transporte de taxi, Zacatecas capital corre el riesgo de convertirse en un destino aislado. Y dirían los indolentes: “eso ni es bueno ni es malo, sino todo lo contrario”.

Pero, se trata de datos que merecen reflexiones y acciones gubernamentales para evitar que esas advertencias se concreten en perjuicio de la gente que de modo directo e indirecto vive del turismo.
En el estudio no se considera lo que hemos venido machacando como el quebranto sistemático del paisaje urbano “protegido” del Centro Histórico local porque, si se contemplara ese aspecto, comparada con otras ciudades históricas que sí cuidan su fisonomía de conjunto (Guanajuato y Querétaro por ejemplo), y otras que, inclusive, lo han incrementado con rescates bien logrados de barrios perdidos recuperados: San Cristóbal de las Casas y hasta Durango, los turistas que visitan Zacatecas sí podrían sentirse defraudados porque es lamentable lo que a golpe de vista uno ve en eso que pomposamente se llama el Centro Histórico.
La ciudad es en un muladar, los matorrales que quedan en las laderas de los cerros que encajonan lo que aún llamamos “la ciudad antigua” están plagados de bolsas de plástico, pañales y papeles. La parte nueva de la mancha urbana que agolpa a Guadalupe en esa conurbación caótica está igual de sucia.
Desde los años de Amalia Dolores, sus secretarios del ramo por un lado y los alcaldes de ambas ciudades -Zacatecas y Guadalupe- fueron de una misma idea en términos de “explotar” el turismo. Les importaba mucho la expedición de licencias para antros y bares que volvieron al Centro Histórico un cascarón que por las noches se transfigura por la iluminación de rayos láser verdes y violetas que escapan de las fincas por los portones y los balcones y el “ruido/ambiente” expulsivo a los que aún viven por ahí y claro está les importaba bien poco el aseo permanente de las vías públicas y los contornos urbanos.
A sus respectivos secretarios de turismo, Miguel Alonso (fugaz en el encargo) y Rafael Flores les inspiró la expansión de cuartos, desde esas carteras se alentaron las ampliaciones de algunos hoteles (acaso algunos chipotes y añadidos indebidos), y en 2009 apareció la cristalera del “Baruki” (Motel del Bosque) que le dio en la crisma al contexto visible, hecho que debió impedir se avanzara en lo de la instalación de la oficina de la UNESCO y además acaeció la fuga masiva de 53 reos de alta peligrosidad de Cieneguillas que tantas sospechas causara al rededor de vínculos de autoridades locales con el cártel de Los Zetas y que ahora ha cobrado sentido otra vez, tras la detención del exoficial mayor.
Amalia con su mirada de esfinge de Giza que parece que no ve a ninguna parte “encuerdó” a Rafael Flores o aquel hábil que es, la engatusó, el caso es que le autorizó cuanto proyecto hubo en su mente, para muestra, el altar mayor de Catedral para el que se hizo un concurso que dejó a varios artistas locales inconformes y ofendidos (burlados) al final la obra se confió -a un alto costo del erario- al reconocido escultor Javier Marín.
En lugar de haber atendido las sugerencias que desde hacia tiempo hizo Guillermo Tovar de Teresa, quien, al ser consultado dijo: "el INAH tiene guardados en las bodegas de Tepotzotlán  enormes y magníficos lienzos de arte sacro que fueron parte de retablos del Siglo 18 (rescatados de los expolios a templos de la Reforma y la Revolución) que con los que se hubiera formado un retablo sensacional ad hoc para la Catedral".
El diligente Secretario de Turismo de un gobierno de izquierda hipnotizó a la gobernadora y la llevó al ridículo de entronizar un altar a la usanza medieval.
Se sabe que para el dichoso altar de Catedral los mineros de Peñasquito donaron 5 kilos de oro macizo. ¿El INAH atestiguó la donación? ¿Quien recibió el metal precioso? ¿Se le entregó al escultor?  ¿Quién administró el oro de Peñasquito para esa obra? ¿Qué papel jugó la Junta de Monumentos en esa intervención? Como con la leyenda de Roque, el minero de la Mina del Edén, habrá que poner a los visitantes a buscar el lingote de los 5 kilos de oro en el retablo neobarroco dorado, esa emocionante aventura  podría generar  un mayor interés turístico.

fjacuqa@hotmail.com
twitter: @f_javier_acuna




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad