×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



TLCAN, tardará el proceso de renegociación
Excélsior
~
28 de Diciembre del 2016 09:22 hrs
×


Compartir



Liga Corta




CIUDAD DE MÉXICO.- El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será renegociado, pero a un paso mucho más lento y con menos amplitud que lo sugerido por la retórica campaña del presidente electo Donald Trump, afirmó la empresa de análisis Stratfor en sus previsiones anuales.

“El hecho es que los lazos comerciales y las cadenas de suministro de Norteamérica son tan estrechos que la reversión repentina y dramática de un acuerdo como el TLCAN iría contra los intereses de todos sus miembros”, precisó.


De acuerdo con Stratfor, Estados Unidos renegociará el acuerdo, aunque gradualmente, “para honrar las promesas de campaña hechas por el presidente electo Donald Trump”, y las conversaciones “probablemente se extenderán más allá de 2017.

La imposibilidad de una renegociación absoluta no implica que el gobierno de Trump vaya a verse sin opciones para cambiar los términos del acuerdo.

“La administración Trump podría aumentar los requisitos de contenido regional para que los productos califiquen para la exportación libre de aranceles a Estados Unidos y utilizar las barreras no arancelarias de forma más selectiva”, apuntó.


Por su parte, México tendría mucho más en juego en las negociaciones, pero con un imperativo más simple: “aprovechar sus bajos costos de mano de obra y su alto número de acuerdos de libre comercio para mantener el mayor status quoposible sobre el comercio y mantener los flujos de inversión extranjera directa en la manufactura nacional”.

Segun Stratfor, México tendrá además algunas herramientas para usar contra Estados Unidos. “México podría influir en la administración de Trump al aliarse con empresas y estados que se verían perjudicados por mano de obra y bienes más caros.(como ya ha comenzado a hacerlo)”, precisó.

Igualmente, siempre según Stratfor, podría aprovechar la cooperación de inteligencia en la lucha contra el narcotráfico para tratar de moldear el diálogo.

Advirtió que los menores flujos de inversión que podrían resultar de la incertidumbre alrededor de las negociaciones sobre el TLCAN podrían perjudicar a México, “pero incluso esto será templado por la proximidad de México a Estados Unidos y su multitud de acuerdos de libre comercio”.

Por su parte, Canadá, con su economía avanzada y altos costos laborales, recibirá mucho menos escrutinio. El gobierno canadiense ha manifestado su voluntad de participar en las conversaciones del TLCAN y buscará medidas para proteger su propio sector manufacturero.

Stratfor anotó que Canadá también podría renegociar la solución de controversias inversionista-estado del TLCAN, que permite a un inversionista demandar a un gobierno extranjero en arbitraje internacional sin pasar por tribunales nacionales. Habiendo sido cuestionado bajo el procedimiento de ISDS, Canadá ciertamente querrá volver a revisar sus términos, incluso si un gobierno estadunidense proempresarial se resiste a las medidas que socavan la protección de las empresas extranjeras en el extranjero.

Para la empresa de análisis, lo que está claro es que las negociaciones “serán lentas, no importa cómo se desarrollen”.

Recordó que una gran parte de los puntos en discusión se centrarían en la concentración de la producción económica en Norteamérica, donde las interdependencias de la cadena de suministro se desarrollan de manera orgánica.


Aprieta medidas

La administración Trump liberará las regulaciones sobre la energía doméstica, permitiendo a Norteamérica integrarse más fácilmente como un bloque energético.

Planea racionalizar el proceso para los permisos federales en proyectos de energía y retirarse de las iniciativas de cambio climático, medidas que también podrían proporcionar un impulso relativo a las industrias del carbón y la energía nuclear.

También podrían permitir que el asediado sector energético de los EU rebote después de una prolongada depresión en el precio del petróleo.

A su vez, una recuperación gradual de la producción norteamericana permitirá un modesto aumento de los precios mundiales del petróleo, ya que tardará tiempo en aumentar la producción de petróleo de América del Norte para compensar los recortes coordinados de producción de los productores de petróleo del mundo.