×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Con infracciones y quejas, opera Marieta Marieta Buule Bar en Morelos
Alejandro Castañeda
~
08 de Febrero del 2017 22:36 hrs
×


Compartir



Liga Corta




David Castañeda / Los clientes orinan en las puertas de la biblioteca municipal.
MORELOS.- El departamento de Alcoholes dio a conocer el historial de quejas y sanciones que ha recibido el establecimiento Marieta Buule Bar, propiedad del empresario migrante Saúl Trujillo, quien en días pasados acusó al alcalde de una persecución.

Después de una serie de controversias entre el empresario migrante Saúl Trujillo y el alcalde Eduardo Duque Torres,  el departamento de Alcoholes de Morelos mostró a Imagen las infracciones y quejas que documentan el historial del establecimiento ubicado en el centro de la ciudad. 

Rogelio Sánchez Flores, director del departamento de Alcoholes, explicó que el bar abrió sus puertas parte de 2015 y todo 2016 sin permiso de para la venta de alcoholes, ya que el 30 de mayo de 2015 durante la 20 sesión ordinaria de cabildo los regidores acordaron cancelar la licencia para venta de cerveza a Marieta Buule Bar por los constantes reportes hechos a Seguridad Pública por tener música a alto volumen. 

El funcionario apuntó que el lugar volvió a abrir sin tener el permiso, por lo que se notificó al dueño quien hizo caso omiso y continuó operando, a pesar de las multas que equivalen a poco más de 12 mil pesos.

En febrero de 2016 el departamento realizó una visita de inspección al lugar en compañía de elementos de Seguridad Pública y encontraron a tres menores de edad en la segunda planta del local.

Las autoridades explicaron que Trujillo se ha amparado ante diversas instancias para seguir con su negocio, pero las quejas de la población son constantes, por lo que preparan una contrademanda y, así, lograr cerrar el establecimiento. 

La Biblioteca Pública Municipal Julio Escobedo, situada frente al bar, también ha presentado quejas directas con el presidente Eduardo Duque Torres por los desmanes y olores fétidos que se perciben en el área los lunes debido a que las personas que salen alcoholizadas del lugar orinan la puerta principal de la biblioteca. 

El titular del departamento de Alcoholes puntualizó que el fin de semana pasado este bar abrió a pesar de las prohibiciones y afirmó que se trata más de un capricho de Trujillo que persecución del ayuntamiento.