×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fragmentos
La Constitución (I)
Sergio Martín Moreno
~
21 de Febrero del 2017 20:58 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Las celebraciones sobre la promulgación de la Constitución Mexicana hace 100 años despertaron, merecidamente, múltiples reflexiones a través de los medios. Una de las consideraciones fue que la Constitución había sido modificada en 635 artículos, denotándose en algunos comentarios un tono de reproche, como si estas modificaciones hubieran sido intrínsecamente malas por ser precisamente alteraciones.
 
La estructura y sentido de la Carta Magna no solo invita, sino obliga a las enmiendas. En efecto, además de los principios fundamentales de la convivencia humana que son permanentes por naturaleza, hay muchos otros aspectos que cambian con el paso del tiempo, el desarrollo de las ideas y las aspiraciones de la sociedad. Las modificaciones se hacen necesarias al haber preferido un texto detallado de cada artículo.
 
En algunos países sus códigos máximos son breves conteniendo los derechos fundamentales y dejando su regulación a otras leyes, como el caso de Estados Unidos. En este país las enmiendas han sido menores, de acuerdo a la información disponible solo 27 de ellas se han dado en más de doscientos años de historia.
 
¿Cuál es la razón de la estructura y sentido de nuestra Constitución? Mi perspectiva es que al ser un documento que más que establecer los principios fundamentales de convivencia social, plantea lo que queremos ser como país; es decir, plantea aspiraciones o conductas deseables más que normas. Por ello tiene que ser tan específica, diciéndonos el qué, el porqué y el cómo.
 
Un texto de aspiraciones y no de normas lleva a tener una serie de planteamientos que no se cumplen debido a que el país no tiene los recursos fiscales, o la capacidad económica, o la educación o la o técnica. Un ejemplo de ello es el principio constitucional de un salario mínimo remunerador que la economía no puede sufragar y que por lo tanto incumple.