×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El tabarete
Sobre "el disfrute"
Alejandro Castañeda
~
22 de Febrero del 2017 21:41 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía /
Puede leerse como trillado, pero las nuevas tecnologías están acabando con algo tan bello como “el disfrute”, o mejor dicho están cambiando el concepto de lo que es disfrutar, que antes se consideraba como alimento para el alma.

Y no estamos tan veteranos, pero digo esto porque las redes sociales, smartphones y demás gadgets no nos dejan espacio para el verdadero disfrute espiritual de la música, del cine, del arte o hasta de la propia lectura, ya que de todo queremos que quede un registro virtual.

Si vamos a un concierto de alguna banda de nuestro agrado, queremos quedarnos con un testimonio en video, ya no nos conformamos con la foto, queremos el audiovisual para subirlo a nuestras redes y decir: Yo estuve ahí y tú no.

Anteriormente era coleccionar el anuncio del concierto, una foto o guardar el boleto, para después platicar con los tuyos de que estuviste en ese épico momento. Pero hoy en día eso ya no es suficiente, queremos más reconocimiento.

En el cine debemos postear que estamos en la sala viendo tal filme y si podemos hacemos el ya tan famoso y tradicional spoiler para adelantarnos a los demás y poder decir: Yo la vi antes que tú.

Ya ni hablar de aquellos lejanos tiempos de los cineclubs, donde se compartían las impresiones de la película, eso ya no se usa.

La visita a la expo de algún artista gráfico, también debe quedar registrada en la memoria colectiva de los demás, o al menos eso creemos (pero la gran mayoría ignora), y debemos tener la foto de la que consideramos la mejor pieza (aunque no nos transmita nada), o ya si se puede la foto con el artista, aunque lo desconozcamos.

Y ya ni la literatura se libra del estatus que queremos tener en la red de redes, no leemos por placer, leemos por agradar a otros o que digan que sí leemos cuando sólo buscamos las frases chidas para tomarle foto a ese pedacito chévere y después se convierta en un meme feo.

Todo radica en farolear un poco, ¿Y quién no lo ha hecho?, nos encanta ser adulados y aplaudidos, y en contraparte disfrutamos más siendo controvertidos y bien polémicos, el pedo es hacer crecer a nuestro alter ego virtual.