×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Las corazonadas
Isabel Orendain
~
14 de Abril del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Cuando uno actúa bajo presión y tiene poco tiempo para decidir, lo mejor es seguir tus corazonadas.

Una vez me llegó un correo muy aleccionador que decía que a un profesor muy connotado de una universidad sus alumnos le preguntaron cuál había sido la mayor satisfacción en su vida. Él no dijo “mis clases... mis premios...” sino seguir una corazonada cuando acompañó a un amigo en momentos muy difíciles para él.

Ellos hace mucho que no se veían y decidieron ir a jugar un partido de tenis; estaban jugando tenis, cuando de repente al amigo le llamaron para darle la mala noticia de que uno de sus hijos estaba en el hospital porque haba tenido un accidente automovilístico. El amigo salió corriendo y sin darse cuenta dejó sus llaves.

El profesor al darse cuenta de que su amigo había dejado las llaves, pensó: “¿Iré o no iré?, ¿qué van a pensar?, ¿les iré a estorbar?”.

Estaba en una disyuntiva cuando le llegó una corazonada que le indicaba  que fuera. Al  fin se decidió a ir. Al llegar al hospital todavía pensando si estaba cometiendo una imprudencia, vio a su amigo que lo recibió y le dijo: “Sabía que no me ibas a fallar; sabía que ibas a venir, que no me ibas a dejar en este momento tan importante para mí”.

Unos meses después yo estaba con uno de mis hijos y a una de sus amigas se le estaba muriendo su mamá.

Mi hijo no sabía qué hacer y yo me acordé del correo y le dije: “Haz lo que te dicte tu  corazón, haz lo que te dé más paz”. Claro que su corazonada le indicó ir con su amiga.
Nos fuimos y le tocó estar justo cuando la mamá ya se estaba muriendo y, al momento de morir, mi hijo fue su única compañía.

Hay que reflexionar y ver que cuando tengas una duda es mejor decidir qué hacer siguiendo tus corazonadas, ya que si las sigues no te vas a arrepentir y vas a tener más paz en tu corazón.

Esto se demostró científicamente en 2011 por un grupo de científicos en Argentina que determinaron que cuando uno actúa bajo presión y tiene poco tiempo para decidir, lo mejor es seguir tus corazonadas, como les pasó al profesor del correo y  a mi hijo, seguir sus corazonadas les dio más paz y les dio una satisfacción a sus almas.