×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal
Aclamación a Luis I por la Real Universidad
Salvador Lira
~
17 de Abril del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Luis I rey de España del 10 de enero al 31 de agosto de 1724.

El ascenso de Luis I al trono en 1724 fue gracias a la abdicación de su padre Felipe V, primer rey de la casa Borbónica en España. 


Las disposiciones de sucesión tenían precedentes con Carlos V y Felipe II, por lo que a pesar de que provenían de dinastías distintas, los discursos laudatorios manifestaron continuidad, esperanza y grandeza.

El hecho suscitó otra particularidad: aclamación y alzamiento del pendón, celebración exclusivamente en tono festivo. 

En la Ciudad de México hubo varias afirmaciones en honor al ascenso del nuevo monarca. Una de las más importantes, no sólo por la expresión de lealtad en sí, sino por la formación de una plataforma cultural total fue la aclamación realizada por la Real y Pontificia Universidad de México.

Se trató de una serie de festejos en los que participaron las diferentes facultades, a saber, Teología, Leyes, Cánones, Medicina y Artes. Además, se realizó un extenso certamen poético dividido en cinco temas generales. La expresión de lealtad estuvo bajo el mandato del rector Pedro Ramírez del Castillo

Posteriormente, en 1724 la casa editorial de José Bernardo de Hogal en el Puente del Espíritu Santo, se publicó Letras felizmente laureadas, y laurel festivo de letras…, relación de la aclamación a Luis I.

De este impreso, la antigua biblioteca jesuita de Zacatecas –hoy Biblioteca Elías Amador– resguarda un ejemplar en óptimas condiciones. Fueron descritas por Fray Cristóbal Ruiz Guerra y Morales, quien era presbítero de la Orden de San Juan de Dios y maestro en Filosofía.

El libro está dividido en tres partes generales. Las primeras, la declaratoria de Pedro Ramírez del Castillo, junto con las aprobaciones y pareceres, de las que destaca la del doctor Juan José Eguiara y Eguren.

Posteriormente, la relación festiva de las aclamaciones y festejos, acto principal la de un desfile con dioses y propuestas dramatizadas en emblema triplex. Finalmente, los resultados del certamen: obras y numerosos poetas, destacando la presencia de José de Villerías y Cayetano Cabrera y Quintero.

Como muestra del despliegue poético, el soneto acróstico central del desfile: 

De las Ciencias, y Musas a la Esfera, 
Oy sube este Garzón, Marte Cristiano, 
No permitiendo, que a su orgullo ufano,
Lo alto de ella por alto se le fuera.
Venció el medio, y así vencer espera
Inclito LUIS a Apolo soberano, 
Siendo disposición de su alta mano
Porque en ventaja tal medio no hubiera. 
Rey de sus voluntades, aunque lo hizo
Ingenioso el amor; hoy duda en tanto
Mar de grandezas: ¿cuál es más preciso?
El callar, o decir? Pues si su espanto
Reverente las calla, será hechizo;
O si aplaudirlas quiera, será en-canto.  

El poema antepone una futura decisión en cifras que guiñó en la predestinación del soberano: el callar o decir…


*Escritor e investigador