×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Memoria viva
Día de la Santa Cruz y de los albañiles
Manuel González Ramírez
~
03 de Mayo del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Jesús con la pesada cruz a cuestas, Plaza de Armas de Zacatecas, 2017, Fototeca: Crónica de Zacatecas.

La cruz ha sido el emblema de diversos cultos en muchas partes del mundo. No obstante, desde el siglo 4, en Occidente representa la crucifixión de Cristo y la fe cristiana.

Antes de que Jesús recibiera esa penosa muerte, la cruz era un instrumento de suplicio de los esclavos, un objeto de maldición, de deshonra y de horror. Después de la muerte del Redentor, este instrumento llegó a ser considerado como un objeto de amor y de veneración en la religión cristiana. Esta sería la primera cruz honrada del mundo porque fueron enrojecidos sus brazos y su tronco con la sangre del Salvador.

Esa dolorosa escena, de algún modo está simbolizada en el escudo de armas de Zacatecas. Ahí podemos observar un montículo natural de tierra en cuya prominencia se levanta una cruz, flanqueada por el sol y la luna. Según la iconografía medieval, la cruz sobre un monte, recuerda la crucifixión de Jesús. El sol y la luna, representan a la Virgen María y a san Juan el evangelista, respectivamente. La conjunción de todos estos elementos constituyen el momento culminante de la redención y la señal de la fidelidad porque de entre sus seguidores más notables, solo María y Juan fueron quienes permanecieron fieles hasta el último minuto de vida del Maestro.

Este mismo suceso, impregnado de notable dramatismo lo vemos en la catedral de Zacatecas. En su interior, en la nave de la Pasión, está erguido ese madero que sostiene el cuerpo exánime del Santo Cristo de la Parroquia, venerado por la gran mayoría de las generaciones ancestrales de esta ciudad. A su diestra, permanece una minúscula imagen de la Virgen Dolorosa, al lado siniestro, vemos a san Juan, uno de los doce discípulos. Este mismo acontecimiento lo encontramos plasmado en la cantera rosa de la portada norte de esta catedral, pero en un escenario más complejo y ataviado.

La cruz, siempre la cruz. La observamos cada noche flotando luminosa sobre el crestón del cerro de La Bufa, a la manera como están dibujados en el escudo de armas. Desde la época colonial, había una cruz en la parte más alta del crestón. Tras, la invención de la lámpara incandescente, décadas más tarde, esa cruz fue iluminada para que fuera observada de día y de noche.

Pero, ¿cuándo nació esa veneración a la cruz que aún se mantiene vigente hasta hoy día en muchas parte del mundo y en Zacatecas? Cuenta la tradición que el emperador Constantino, que había triunfado sobre sus enemigos con el poder milagroso de la cruz, estaba notablemente agradecido a Jesucristo, y santa Elena, su madre, participaba de los nobles sentimientos de su hijo. La piadosa emperatriz, deseosa de satisfacer su devoción, pasó a Palestina, hacia el año 325.

Cuando llegó a Jerusalén, se sintió animada de un ferviente deseo de hallar la cruz en que el Hijo de Dios había padecido por los pecados del género humano. Al parecer, logró llegar hasta el sepulcro y encontró cerca de él, algunos fragmentos de la cruz. Elena participó la noticia a su hijo y se llevó unos trozos del madero hasta Roma, donde fue construida una iglesia con el título de Santa Cruz de Jerusalén.

En la propia ciudad de Jerusalén fue erigida una iglesia dedicada a la Santa Cruz donde fue guardada la porción más grande de esa reliquia. A la postre, también se conocería con el nombre de Basílica de Sepulcro o de la Resurrección, situada muy cerca del monte Calvario.

En memoria de la aparición milagrosa de la cruz a Constantino, se estableció en el siglo 4 una fiesta que las iglesias de Oriente celebraban con gran pompa el 14 de septiembre, porque en esta fecha -pero del año 325- fue consagrada la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. La reliquia fue robada y más tarde recuperada. Este último suceso, dio lugar en el siglo 8 al establecimiento de una nueva fiesta que la Iglesia latina celebraría el 3 de mayo de cada año.

Aunque la Iglesia universal celebra la fiesta de la Santa Cruz el 14 de septiembre, la tradición eclesial y popular de México, la llevan a cabo el 3 de mayo. En una fecha muy próxima a la Semana Santa y al primero de mayo, día de San José Obrero. En Zacatecas, por lo menos desde finales del siglo 17, ya celebraban la fiesta de la Santa Cruz en tres fechas: 3 de mayo, 16 de julio y 14 de septiembre. Prevalecería la primera de ellas.

Actualmente, es una de las festividades gremiales y laborales de mayor relevancia en México. Este día los trabajadores de la pala y la cuchara celebran su día y el de su patrona y protectora: la Santa Cruz. Por ello casi siempre observamos a este simbólico madero en la parte más prominente de las obras de construcción en proceso, al modo de esa cruz que posa sobre un crestón emblemático... en recuerdo de aquella cruz que estuvo en el lugar más alto del monte Calvario...

Felicidades a todos los trabajadores de la construcción de Zacatecas. Nuestro reconocimiento al trabajo duro, tenaz, edificante y honrado que realizan cada día y que un día como hoy lo celebran.