×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Memoria viva
Homenaje nacional al zacatecano Víctor Rosales (parte 1)
Manuel González Ramírez
~
17 de Mayo del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El mariscal de campo Víctor Rosales. Óleo sobre tela, José Correa Reveles, finales del siglo 20.

A 200 años de su muerte en combate, hoy le rendimos tributo a la memoria del mariscal de campo Víctor Rosales, insurgente, héroe nacional y orgullosamente zacatecano. 


En 1823, a 2 años de haberse consumado la lucha por la independencia de México y a 5 de la muerte del militar zacatecano, el Congreso Constituyente declaró beneméritos de la patria a los próceres del movimiento insurgente, entre ellos, a nuestro coterráneo Víctor Rosales.


Desde entonces, su nombre quedó inscrito con letras doradas en el rencinto donde se encuentra la máxima tribuna del país.

Los restos de los héroes de la independencia nacional fueron concentrados en la capital de la república e inhumados con los los máximos honores en la catedral metropolitana de la Ciudad de México.

Unas décadas más tarde, serían trasladados al mausoleo de la Columna de la Independencia, en el Paseo de la Reforma. Y en ese ínter se le perdió la pista a las osamentas de Víctor Rosales. Se creían perdidas. Pero aparecieron casi un siglo después. Y fue gracias a que autoridades federales, entre ellas, del Instituto Nacional de Antropología e

Historia, decidieron exhumarlas para observar su estado de conservación.

De esta manera aparecerían los restos de Rosales y de Pedro Moreno que siempre estuvieron ahí, dispersos en las gavetas de otros próceres. Y con motivo de las conmemoraciones del bicentenario del comienzo de la lucha por la independencia, se les rindieron sendos homenajes y se les volvió a depositar en ese sepulcro de honor. Fue en marco de una ceremonia muy emotiva e histórica.

A las 9:12 horas de aquel lluvioso sábado 30 de julio de 2011, arribó el presidente Felipe Calderón Hinojosa al monumento del Ángel de la Independencia para encabezar el homenaje nacional a los héroes insurgentes. Lo primero que hizo fue el saludo a la Bandera y luego tomó su lugar en el presídium, ubicado frente a la vista principal del monumento.

A las 9:23 horas, procedente de Palacio Nacional llegó el cortejo fúnebre que trasladaba los restos de los próceres del movimiento de independencia. 

Cruzaron en medio del templete del presídium y las gradas desde donde los asistentes contemplábamos el emotivo momento.

Al frente del contingente iba un escuadrón de motociclistas, seguido de una sección de caballería del Heroico Colegio Militar, el cadete que iba al frente portaba una bandera monumental; enseguida, apareció el primer vehículo militar que llevaba una urna de cristal donde podían observarse los cráneos de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez. Atrás de ellos venía una columna de vehículos similares; cada uno de ellos transportaba una urna con las osamentas de cada héroe insurgente y venían en el siguiente orden: José María Morelos, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Mariano Matamoros, Víctor Rosales, Andrés Quinta Roo, Nicolás Bravo, Javier Mina y Pedro Moreno.

Los restos de Víctor Rosales pasaron frente a nosotros a las 9:30 horas, en el sexto lugar del cortejo… y a nombre de Zacatecas, le arrojé un clavel blanco desde mi lugar, acompañado de la profunda emoción que me invadió en ese instante.

Conforme iban acercándose al monumento, los vehículos militares se fueron formando de dos en dos para luego darle una vuelta completa a la glorieta, a cuyo término detuvieron su marcha a los pies de la escalinata principal. El que trasladaba los restos de Víctor Rosales quedó situado exactamente frente al Presidente de la República.

A las 9:31 horas, un grupo de cadetes que aguardaba a los pies de la escalinata del monumento, comenzó con el descenso de las urnas para luego llevarlas al basamento, donde las iban colocando sobre unas bases negras de madera que tenían al frente una corona hecha de palmas y follaje verde.

A las 9:34 horas, los restos mortales de nuestro prócer zacatecano Víctor Rosales, emprendieron su ascenso al basamento. Fue el octavo héroe que ingresó a ese sitio y su urna fue colocada en la segunda base de la segunda fila, quedando ubicada frente a la puerta del mausoleo. A las 9:37 horas, dio principio el homenaje de ordenanza. Se rindieron Honores al Lábaro Patrio y se interpretó el Himno Nacional.

A las 9:39 horas, iniciaron los tres discursos alusivos que pronunciaron Manlio Fabio Beltrones Rivera, Presidente del Senado de la República; Jorge Carlos Ramírez Marín, Presidente de la Cámara de Diputados y Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de la República. En su alocución, el diputado Ramírez Marín evocó los nombres de los catorce próceres, incluyendo a Víctor Rosales. Por su parte, el Presidente Calderón mencionó dos veces a nuestro héroe zacatecano y en una ocasión a la heroica Ciudad de Zacatecas. Una deferencia que no les concedió a todos los homenajeados ni a todas las ciudades que los vieron nacer, luchar o morir.

*Cronista de Zacatecas