×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Libertad
Juan Carlos Ramos León
~
26 de Junio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Brave Heart es un cinta dirigida y actuada por el actor estadounidense Mel Gibson en 1995. Trata sobre la rebelión escocesa durante el siglo 14 a la dominación inglesa encabezada por el personaje William Wallace, protagonizado por Gibson.
De acuerdo al filme, Wallace, en contraste con sus correvolucionarios, es un hombre instruido, piadoso, que evita a toda costa los problemas que aquejan a su pueblo, pero se ve obligado a intervenir cuando el abuso de los ingleses toca el extremo de arrancarle la vida a su amada Murron. De ahí, de la simple venganza, se comienza a tejer en su interior la profunda convicción de sacudirse los grilletes del injusto yugo inglés y dedica el resto de su vida a la milicia inspirando, guiando y luchando con los suyos para conseguir su tan anhelado sueño de libertad.
De hecho, de acuerdo a la película, la vida de Wallace termina sin que vea concluido su sueño de ver a Escocia liberada, ya que, traicionado por algunos de los suyos, es capturado y ejecutado en público. Sin embargo, el mensaje central alcanza su clímax, precisamente, al final de la película, con el grito con el que Wallace exhala: “libertad”.
En efecto, la libertad fue algo que nunca pudieron comprarle ni arrebatarle al personaje. Le conminaban a aceptar la sumisión a la corona inglesa y morir con ello sin tortura, pero prefirió seguir el camino más duro y no quebrarse.
¿Cuántas cosas son todos los días moneda de cambio para nuestra libertad? ¿A cambio de qué cosas cedemos, a veces, nuestras convicciones, nuestros deseos y aspiraciones, encandilados por el oropel del beneficio inmediato? Y cuánto admiramos, también, historias como esta que defienden con la vida uno de los tesoros más sagrados que posee el ser humano: su libertad. Héroes los llamamos.
De la conciencia de la dignidad que poseemos como personas y del valor que esta tiene para imprimir un “sí” o un “no” a cada decisión que tomamos cuando se mueven nuestros valores fundamentales se llega a la conciencia de la libertad y del enorme poder que representa a grado tal que todos los días nos llueven ofertas para comprarla.