×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Celebran 70 años de vida sacerdotal del padre Alberto Román Pérez
José Manuel Pereyra Berumen
~
29 de Junio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.
José Manuel Pereyra Berumen / Estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.

Jerez.- Alberto Román Pérez celebró 70 años de vida sacerdotal con una emotiva ceremonia eucarística presidida por el obispo Sigifredo Noriega Barceló y concelebrada por 22 sacerdotes.

 

La misa tuvó lugar en el Templo Parroquial de la Inmaculada Concepción, el repique de las campanas anuncian la alegría de la comunidad católica por acompañar en acción de gracias al padre Román. El obispo en su homilía hizo referencia a que el sacerdocio es una expresión de Fe tanto en la salud como en la enfermedad así como en la juventud y en la vejez.

“Gracias por ser sacerdote ¿y qué sigue? Seguir construyendo para el reino de Dios desde donde nos encontremos, padre Román” expresó Sigifredo Noriega.

 

Antes de concluir la misa el padre Román tomó el micrófono y reconoció que él no fue llamando al sacerdocio como comúnmente el niño que anda en la iglesia o en algún grupo.

“Yo era músico y zapatero y de repente le dije a mi mamá que quería irme al seminario por lo que le comunico a mi papá y él me dijo que si sabía lo que era, pues aquí estoy haciendo todo en nombre Cristo”.

 

El sacerdote Miguel Martínez le recitó un poema alusivo a su vida. Después de la bendición solemne del obispo, los feligreses que abarrotaron el recinto religioso se acercaron al padre Román para abrasarle y desearle lo mejor.

 

Este momento se quedará grabado para siempre ya que aunque el padre en apariencia es duro de carácter, se le vió sonriente y dejándose querer. El coro de la misa fue formado por jóvenes que en las diferentes etapas de la vida coincidieron con el padre Román sobre todo en el Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana.

 

Después de la misa tuvo una recepción organizada por el consejo parroquial, fue preparada en el salón de eventos QR en donde el padre, sonriente y feliz acompañado del obispo partió su pastel y escucho sus mañanitas.

 

Cabe señalar que el sacerdote se encuentra muy delicado de salud ya que se le está dializando y es monitoreado las 24 horas del día por lo que estos momentos para él fueron como una inyección de energía para seguir adelante.

 

El sacerdote está a punto de cumplir 95 años de vida. Alberto Román Pérez nació en California en Estados Unidos un 26 de agosto de 1922. Sus estudios los inició en el seminario de Totatiche en Jalisco ya que su infancia vivió en Santa María de los Ángeles, Jalisco.

 

Luego por la persecución cristera fue cambiado al seminario de conciliar de Zacatecas y por el mismo hecho fue enviado a continuar sus estudios al seminario de Montezuma en Nuevo México, Estados Unidos.

 

Terminados sus estudios fue ordenado Sacerdote junto con otros 52 compañeros por el obispo Ignacio Plasencia en la Catedral Basílica de Zacatecas un día como hoy 29 de Junio pero de 1947, día de especial para la iglesia católica ya que se festejan a los santos San Pedro y San Pablo.

 

Su primer destino fue la parroquia de Tacoaleche como vicario, luego fue a Pinos y en seguida por la falta de sacerdotes  la arquidiócesis de México solicito la ayuda a Zacatecas de un presbítero por lo que el padre Alberto Román fue enviado a servir por 15 años en México. Mientras estuvo en la Ciudad de México estudio la licenciatura en Psicología con visión cristiana en la cual se tituló.

 

Otros lugares en los que estuvo fueron Tlaltenango, así como Huacasco y Huejúcar en Jalisco. Su último nombramiento fue en la parroquia de San José Obrero, aquí fundo el CIRAC, centro para ayuda a personas  con drogadicción y alcoholismo en donde personalmente construyo el lugar a las afueras de Jerez y ahí junto a un grupo de especialistas atendía personalmente a los internos.

 

Además fue especial trabajador en la catequesis infantil; el preparaba celosamente a los catequistas que apoyaban dándole temas a los niños ya que creía debían de estar bien instruidos.

 

Alberto Román ha sido no solamente guía espiritual para su rebaño sino también para sus hermanos sacerdotes ya que acuden a él a dirección espiritual, en su sermón el padre es duro, fuerte y crítico pero para quienes se confiesan con él, se dan cuenta que en ese momento es otro,  tierno, paciente y comprensivo.