×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Frenada, la economía estatal porque no hay gasto público
Redacción
~
21 de Julio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Hay un subejercicio de 300 millones de pesos en la Secretaría de Administración, a cargo de Pedroza.

En los primeros cinco meses del año el Gobierno del Estado tuvo subejercicios por 300 millones de pesos, recursos que no se gastaron debido a la ineptitud y las trabas que el secretario de Administración, Jorge Pedroza, pone no sólo a las secretarías y dependencias del Ejecutivo Estatal sino a los proveedores particulares.

El gobernador Alejandro Tello  determinó que esos recursos se canalicen a obra pública y se aplicaran alrededor de 100 millones de pesos, para la construcción del paso a desnivel en el cruce de la avenida Pedro Coronel  y  Calzada Solidaridad; 30 millones para la construcción del segundo piso del estadio Francisco Villa y el resto, en diversas obras en varios municipios del Estado.

Tanto en juntas de gabinete, como en reuniones que el gobernador ha tenido con los directores administrativos de las dependencias, la queja común ha sido que Jorge Pedroza no se atreve a autorizar ningún gasto, ya que tiene temor “de que me pase lo mismo que los funcionarios de Veracruz o Sonora”.   

Hasta el último día de junio, con la excepción de la Secretaría de Salud que recibe directo transferencias federales, el resto de las dependencias, incluyendo la Secretaría de Infraestructura y la de Educación no habían podido ejercer su presupuesto.  

Por ello no se ha iniciado ninguna obra pública importante sino, en el caso de Sinfra, solo se han terminado algunos proyectos pequeños que vienen del sexenio anterior y en el caso de la Secretaría de Educación no se ha aplicado el presupuesto de proyectos como Escuelas al 100.

Los proveedores privados también se quejan porque los trámites que ahora les solicitan o son imposibles o muy difíciles de cumplir o cada día surge una exigencia nueva que impide que se completen los procesos  de facturación y luego de pago.

La ineficacia en la gestión de la Secretaría de Administración ha provocado una semiparálisis en la economía estatal, ya que al frenar el gasto del gobierno y de proveedores privados los recursos no fluyen y la economía se marchita.