×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Preocupa al obispo situación migratoria; 'estamos fallando en producir la suficiente riqueza'
Karla Padilla
~
30 de Julio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / El obispo Sigifredo Noriega.

Ante la situación migratoria actual, es urgente replantear los esquemas de desarrollo económico y social en el estado, opinó el obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló.

Compartió que al ser el factor económico el primero por el cual una persona decide migrar, todos los grupos de la sociedad deben reflexionar sobre su aportación al fenómeno migratorio y abrir paso a una mentalidad emprendedora que permita a la gente seguir viviendo en su tierra.

“Estamos fallando en producir la suficiente riqueza. Muchas veces la riqueza que producimos no está bien repartida. Faltan oportunidades de desarrollo aquí y la gente tiene que salir a buscarle y sacar adelante a sus familias”, dijo.

Destacó que la migración es una conducta normal del ser humano que se ha modificado por factores que complican su proceso y terminan en malas experiencias como la muerte de siete mexicanos en un tráiler abandonado en Texas.

Al respecto, lamentó el fallecimiento de un joven zacatecano en dicho episodio así como las condiciones en las que aquél grupo de personas tuvo que viajar.

“Estas personas no tenían por qué viajar así; no se vale el hecho tan lamentable de ese trato, es una nueva forma de esclavizar, con otros tintes”.

“Sí tenemos necesidad de migrar, pero hay que hacerlo siempre de la mejor manera posible. A veces arriesgamos demasiado, hasta la misma vida, y eso, por más grande que sea la necesidad, no tiene justificación”, aseguró.

Con estas condiciones se deben emprender nuevos caminos que permitan que una persona pase de una mentalidad de empleado a una mentalidad empresarial.

Así, dijo, aumentan las competencias laborales y se da la posibilidad de acceder a mejores condiciones salariales y de seguridad social.

“No vamos a conformarnos con un salario mínimo que sabemos muy bien que no sirve de mucho. No va acabar con la migración porque es parte de la vida de todos los pueblos, pero sí puede prevenir que ese tipo de situaciones”, expuso.

En ese sentido de reflexión, invitó a trabajar sobre la creación de condiciones de desarrollo para Zacatecas a las que ya han podido llegar estados vecinos como Aguascalientes, San Luis Potosí y Jalisco.

Sobre el inicio del Festival del Folclor Internacional, Noriega Barceló se congratuló por la organización de tal evento que promueve la hermandad entre los pueblos.

Declaró que Zacatecas tiene los elementos turísticos y culturales necesarios para poder desarrollar una convivencia de tan magnitud.

“Es uno de esos lados muy positivos que tenemos que saber aprovechar. Sí podemos salir adelante cuando hay un proyecto que nos une a todos independientemente de partidos, de colores de intereses”.

“Sabemos que esto no soluciona muchos de los problemas que tenemos, pero sí queda ese sabor muy agradable, optimista, de que sí podemos ser más hermanos, más constructores de paz y más abiertos”, comentó.

El obispo agregó que la presencia de grupos internacionales en la ciudad fortalecen el intercambio de valores y la empatía natural del ser humano, sobre todo mediante la expresión de las bellas artes.  

Ante la situación migratoria actual, es urgente replantear los esquemas de desarrollo económico y social en el estado, opinó el obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló.

Compartió que al ser el factor económico el primero por el cual una persona decide migrar, todos los grupos de la sociedad deben reflexionar sobre su aportación al fenómeno migratorio y abrir paso a una mentalidad emprendedora que permita a la gente seguir viviendo en su tierra.

“Estamos fallando en producir la suficiente riqueza. Muchas veces la riqueza que producimos no está bien repartida. Faltan oportunidades de desarrollo aquí y la gente tiene que salir a buscarle y sacar adelante a sus familias”, dijo.

Destacó que la migración es una conducta normal del ser humano que se ha modificado por factores que complican su proceso y terminan en malas experiencias como la muerte de siete mexicanos en un tráiler abandonado en Texas.

Al respecto, lamentó el fallecimiento de un joven zacatecano en dicho episodio así como las condiciones en las que aquél grupo de personas tuvo que viajar.

“Estas personas no tenían por qué viajar así; no se vale el hecho tan lamentable de ese trato, es una nueva forma de esclavizar, con otros tintes”.

“Sí tenemos necesidad de migrar, pero hay que hacerlo siempre de la mejor manera posible. A veces arriesgamos demasiado, hasta la misma vida, y eso, por más grande que sea la necesidad, no tiene justificación”, aseguró.

Con estas condiciones se deben emprender nuevos caminos que permitan que una persona pase de una mentalidad de empleado a una mentalidad empresarial.

Así, dijo, aumentan las competencias laborales y se da la posibilidad de acceder a mejores condiciones salariales y de seguridad social.

“No vamos a conformarnos con un salario mínimo que sabemos muy bien que no sirve de mucho. No va acabar con la migración porque es parte de la vida de todos los pueblos, pero sí puede prevenir que ese tipo de situaciones”, expuso.

En ese sentido de reflexión, invitó a trabajar sobre la creación de condiciones de desarrollo para Zacatecas a las que ya han podido llegar estados vecinos como Aguascalientes, San Luis Potosí y Jalisco.

Sobre el inicio del Festival del Folclor Internacional, Noriega Barceló se congratuló por la organización de tal evento que promueve la hermandad entre los pueblos.

Declaró que Zacatecas tiene los elementos turísticos y culturales necesarios para poder desarrollar una convivencia de tan magnitud.

“Es uno de esos lados muy positivos que tenemos que saber aprovechar. Sí podemos salir adelante cuando hay un proyecto que nos une a todos independientemente de partidos, de colores de intereses”.

“Sabemos que esto no soluciona muchos de los problemas que tenemos, pero sí queda ese sabor muy agradable, optimista, de que sí podemos ser más hermanos, más constructores de paz y más abiertos”, comentó.

El obispo agregó que la presencia de grupos internacionales en la ciudad fortalecen el intercambio de valores y la empatía natural del ser humano, sobre todo mediante la expresión de las bellas artes.