×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Memoria viva
Camino Real de Tierra Adentro: Patrimonio Mundial
Manuel González Ramírez
~
02 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Historia del Convento de Guadalupe, autoría de José Francisco Sotomayor.

Hace siete años se cumplió el sueño de muchas personas de diversos estados de la República Mexicana: 55 bienes culturales que forman parte del Camino Real de Tierra Adentro fueron inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, entre ellos, 13 sitios del Estado de Zacatecas.

La inscripción se llevó a cabo 1º de agosto de 2010, bajo la categoría de Itinerarios Culturales y de acuerdo a los criterios I y II, de los seis que establece la UNESCO.

El primer criterio consigna todo aquello que pueda: “representar una obra maestra del genio creativo del hombre”, mientras que en el segundo precisa que deberá: “ser la manifestación de un intercambio de influencias considerable, durante un determinado periodo o en un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura o de la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño paisajístico”.

            Los argumentos planteados en mayo de 2001 para proponer la candidatura del Camino Real de Tierra Adentro para la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad son los siguientes, en el criterio I se consideró que: “El Camino Real de Tierra Adentro es el más antiguo y extenso del continente americano, trazado por los conquistadores españoles para desarrollar comercio, facilitar las campañas militares, apoyar la colonización y evangelización en los vastos terrenos situados al norte de la capital del virreinato de la Nueva España”.

            En el criterio II se tomó en cuenta que: “A lo largo de este camino y durante más de 300 años se fueron intercambiando elementos culturales de una población a otra, como el lenguaje, la medicina, música, sistemas de irrigación, conceptos, tecnologías.

La mayor cantidad de plata exportada de la Nueva España entre 1561 y 1630 fue extraída de los yacimientos de Zacatecas y Guanajuato; esta riqueza argentífera constituyó el factor decisivo para la colonización del norte mexicano. Por lo tanto, la prosperidad de pueblos, villas, ciudades y haciendas ubicadas a la vera de este Camino Real, se debe a las grandes utilidades obtenidas por la actividad minera”.

            Y después de nueve años de iniciado el proceso, el Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO aprobó su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial.

            El Camino Real de Tierra Adentro (CRTA) fue uno de los ramales más importantes del Camino Real intercontinental español que permitió la comunicación entre las provincias del norte y la capital del virreinato de la Nueva España, cuyo fin principal fue el de conducir la plata proveniente de los reales de mina por los que atravesaba dicho camino.

Partía de la Ciudad de México y cruzaba por los actuales estados de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango y Chihuahua hasta llegar a Santa Fe, en Nuevo México. Históricamente, jugó un papel determinante en la conformación cultural de la región septentrional, el intercambio de ideas intercontinental y el desarrollo socioeconómico de dichas entidades.

            Se inscribieron 55 bienes dentro de los cuales están consideradas varias tipologías del patrimonio cultural edificado, tales como: reales y haciendas de beneficio de oro y plata, origen principal del CRTA; villas de españoles y pueblos de indios que hicieron posible el poblamiento y el desarrollo de las tierras septentrionales; misiones y presidios militares con los cuales cristalizaron la pacificación y evangelización de los indios apóstatas; colegios mayores y menores fundados por las principales órdenes religiosas llagadas al virreinato de la Nueva España; haciendas agropecuarias consideradas como los semilleros de la estabilidad minera y urbana; hospitales, panteones, hosterías y ventas que dieron servicio a todos los viajeros de Camino Real; puentes y cuatro secciones representativas de los caminos que comunicaron cada sitio propuesto.

Además, se exponen dos representaciones del arte rupestre indígena, en las cuales están plasmados los animales que fueron introducidos desde el continente europeo, al igual que los sistemas que en esa época eran utilizados para la arriería y custodia de los convoyes de los carromatos que transportaban toda clase de mercancías.

Los trece bienes culturales del Estado de Zacatecas que forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad son: la Capilla de San Nicolás Tolentino de la Ex-hacienda de San Nicolás de Quijas, el Pueblo de Pinos, el templo de Nuestra Señora de los Ángeles del pueblo de Noria de Ángeles, el templo de Nuestra Señora de los Dolores en Villa González Ortega, el antiguo Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe, el conjunto histórico de la Ciudad de Sombrerete, el templo de San Pantaleón mártir en el pueblo de Noria de San Pantaleón, la Sierra de Órganos, el conjunto arquitectónico del pueblo de Chalchihuites, el tramo del Camino Real entre Ojocaliente y Zacatecas, la Cueva de Ávalos, Santuario de Plateros y el Centro Histórico de la Ciudad de Zacatecas.

*Cronista de Zacatecas.