×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El esfuerzo de la UAZ
José Luis Guardado Tiscareño
~
17 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Los retos que enfrentamos los zacatecanos son muchos y complejos, encaminar a nuestro estado por la vía del desarrollo es una tarea que nos debiera comprometer a todos los actores y sectores gubernamentales, sociales, educativos, empresariales y políticos, exigiendo el mayor esfuerzo de cada uno de ellos para que logre impactar de manera positiva en nuestra realidad.
En el caso de Zacatecas, hay instituciones en las que recae asumir esfuerzos y acciones que son necesarias e indispensables para el desarrollo económico, social, cultural y político de nuestro estado; sin duda una de ellas es la Universidad Autónoma de Zacatecas. 
Durante los últimos años mucho se ha criticado a la UAZ, su difícil situación financiera, sus constantes conflictos internos y la perdida de pertenencia y pertinencia social han sido motivos para cuestionar la viabilidad de nuestra máxima casa de estudios; sin embargo, es necesario señalar que a pesar de todo ello y de muchos otros problemas, la universidad no ha dejado de brindar la oportunidad a miles de jóvenes para que a través de estudios universitarios puedan superarse y contribuir en la mejora de las condiciones de vida personal, familiar pero también de sus municipios y de su estado.
Es por ello que considero importante rescatar y volver a poner en el debate público, la verdadera importancia y pertinencia que mantiene la UAZ en el estado, pensar un escenario local sin nuestra Universidad, sin duda es sacrificar un gran número de condiciones favorables que se han gestado o han sido propiciadas gracias a la presencia y tarea que realiza la UAZ en Zacatecas. 
Es cierto, la UAZ sigue en deuda en algunos aspectos con su sociedad, sin embargo ese tipo de deudas tienden a ser corresponsables y reciprocas, una sociedad que descuida a su alma mater es una sociedad condenada al atraso y al subdesarrollo, pero no se trata de cobrar deudas, al contrario, esta opinión buscar resaltar la fortaleza que tenemos como zacatecanos al tener y apoyar a nuestra universidad y que al mismo tiempo se sientan correspondidos. 
Pues a pesar de las circunstancias y coyunturas, los grandes esfuerzos que se han emprendido deben de dar muestras de confianza y voluntad en nuestra universidad, que sigue preocupada por atender las demandas educativas de los jóvenes zacatecanos y de contribuir a la solución de los problemas de nuestro estado. 
Esfuerzos de mantener y ampliar la oferta educativa en la cual se integrarán casi 10 mil nuevos estudiantes en este nuevo ciclo; asegurar, a pesar de todo, el apoyo a los estudiantes más vulnerables con vivienda, alimentación, colegiatura y becas para que puedan seguir estudiando; asumir los costos políticos de reajustes administrativos y de personal, que claramente, han demostrado trastocar intereses particulares a costa del bienestar institucional, son prueba de que una mejor universidad se está construyendo y busca mantenerse vigente a las dinámicas y condiciones actuales. 
Ciertamente, las condiciones actuales, las carencias, necesidades y demandas sociales, siguen exigiendo mayores y mejores resultados; pero para lograrlo será necesario del compromiso corresponsable de la sociedad, el gobierno y los universitarios para fortalecer aquellas instituciones que tienen y pueden mucho que ofrecer en favor de Zacatecas.