×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fenaza 2017
Triunfan por su empeño El Cejas y Saldívar
Isabel Medellín
~
11 de Septiembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Alejandro Castañeda / El hidrocálido se llevó una oreja de su segundo astado.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / El hidrocálido se llevó una oreja de su segundo astado.
Alejandro Castañeda / El hidrocálido se llevó una oreja de su segundo astado.
Alejandro Castañeda / El Cejas dedicó su faena al zacatecano Antonio Romero.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / La segunda corrida de feria se realizó con éxito pese al mal tiempo.
Alejandro Castañeda / Ignacio Garibay no salió victorioso.
Alejandro Castañeda / Arturo Saldívar fue el segundo triunfador.
Alejandro Castañeda / Arturo Saldívar fue el segundo triunfador.

En la segunda corrida de feria hubo una gran expectativa por el reto que implicaría para Ignacio Garibay (en sustitución del matador Sergio Flores), Arturo Macías El Cejas y Arturo Saldívar hacer su lidia en un terreno inadecuado, culpa de la constante llovizna de las últimas horas.

En un minuto de silencio, todos los presentes recordaron a las víctimas mortales del sismo que la noche del jueves azotó a Oaxaca, Guerrero, Tabasco y Chiapas, vigilados por la bandera mexicana de la Monumental Zacatecas, que permanece a media asta.

El primer toro que tocó en sorteo a Ignacio Garibay, con traje gris y oro, no le permitió hacer mucho con el paño, aunque su esfuerzo fue reconocido con las palmas de la afición que se dio cita a pesar del cielo nublado.

Gernika, de 484 kg., respondió embistiendo firme al picador y resultó todo un lío para los banderilleros y los acarreadores.

Ya con la muleta, Nacho se desvivió por arrancarle un par de buenos muletazos a un toro que no acabó por encelarse con el engaño y al que le aplicó una espada tendida y un poco salida, pero que fue suficiente para darle fin a la lidia.

Cerecito, de 478 kg., le dio la bienvenida al ruedo zacatecano a otro consentido de esta plaza: El Cejas, quien vestido de corinto y oro, trató de llevarlo con continuidad al centro del ruedo sin poderse acomodar para lucirse con el capote.

El toro negro bragado recibió un puyazo de tres tiempos, castigo que El Cejas consideró suficiente para darle espacio a las banderillas, de las cuales solo una de cada par se quedó en las carnes.

Como un bonito gesto, el hidrocálido le brindó su faena al zacatecano Antonio Romero, quien se recupera favorablemente para presentarse en los próximos días aquí en su tierra.

El Cejas buscó en varias ocasiones el terreno que les permitiera a él y a Cerecito lograr conectividad y transmitirlo al público, sin que el animal pudiera embestir de manera continua y con fuerza.

El matador de Aguascalientes picó en hueso con el acero en dos ocasiones, y hasta señaló un ligero dolor en la canilla, siendo efectivo hasta el tercer intento.

Arturo Saldívar, de tabaco y oro, le hizo los honores a su primero de la tarde: Valeroso, de 470 kg., el que se ganó la rechifla del tendido por acusar poca fijeza y nerviosismo, y que recibió un castigo por demás breve y para quien el matador pedía solo dos pares de banderillas, sin que el juez lo autorizara.

Con derrotazos bruscos y violentos, que por lo menos en una ocasión pusieron en riesgo a Saldívar, Valeroso dobló con una estocada por demás tendida.

Con escasos 452 kg., Camioncito fue el cuarto en salir al ruedo, muy distraído y sin lograr el agrado del público, fue mal coronado por una vuelta de campana que se dio justo en el centro de la plaza. 

La cosa fue para peor cuando el toro no acudió al picador y éste tuvo que hacer su labor metido en los medios, acabando el tercio solo con tres banderillas.

El matador capitalino intentó echarse el público a la bolsa con derechazos breves y continuos que fueron opacados por las embestidas del astado, que incluso reculó y rascó la arena un par de veces.

Nacho requirió de dos avisos y varios golpes de descabello para ponerle fin al segundo de su lote.

El Cejas recibió de rodillas y pegado en tablas a Soñador, de 482 kg., y en sus primeros capotazos arrancó los olés del tendido. Luego de recibir poco castigo, el quinto de la tarde le ayudó al hidrocálido a emocionar a los presentes en el quite simulado.

Luego de brindar su faena a los zacatecanos, el matador se lució con unos cambios por la espalda que hicieron que la afición se emocionara y pidiera para él Pelea de gallos, tema que fue como gasolina y ambientó unos arrebatados y valerosos pases de Macías.

Con un estoconazo, el matador logró hacer sangre en el toro y recibió las palmas y pañuelos de un público que reconoció su afrenta, misma que fue avalada por la autoridad con una oreja. La vuelta al ruedo la celebró con un par de brindis con la afición.

Con 500 kg., Patrocinio cerró el cartel y por la fuerza al ir por el capote y envestir al varilarguero, apuntó que se prestaría para que Saldívar le hiciera una buena faena.

El rubio brindó al respetable y a los primeros muletazos arrancó las palmas. Fiándose del pitón derecho llevó buena parte del tercio con pases largos y profundos que lograron que el matador pidiera música y que el maestro Salvador García y Ortega correspondiera con la Marcha de Zacatecas.

Aventando las zapatillas para moverse mejor en el ruedo, Saldívar sacó muletazos de calidad y a la hora de matar logró meter la mitad de la espada que, con labor de enterramiento, fue suficiente para que Patrocinio doblara.

La entrega del último espada mereció la exigencia de otra apéndice para él, la cual concedió el juez.

Con ello el par de Arturos salieron pelo en mano triunfantes de este segundo cartel de la Feria Nacional de Zacatecas 2017.