×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fenaza 2017
Realizan la primera noche de rodeo en el Lienzo Charro
Redacción
~
12 de Septiembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / La adrenalina se respiró en el lugar.
Cortesía / Los participantes conformaron un show internacional.
Cortesía / Ricardo Ramírez y Saúl López representaron a Zacatecas.
Cortesía / os payasos sorprendieorn al público con obsequios.
Cortesía / 25 vaqueros participaron en el evento.
Cortesía / Los niños también disfrutaron con divertidos concursos.

En punto de las 9 de la noche, el Lienzo Charro Antonio Aguilar se convirtió en una arena de rodeo que albergaba a los mejores jinetes del mundo para darle vida al esperado evento PBR (Professional Bull Riders).

Después de una impresionante demostración de fuegos artificiales, donde se presentaron los 25 vaqueros que participarían en el evento, todos se hincaron en la arena y marcaron la cruz con su sombrero en la mano. 

En conjunto con el público oraron el emblemático minuto de silencio para la oración del vaquero.

Una vez terminado el ritual, la euforia regresó con la música country y con el conteo regresivo que anunciaba el inicio de la competencia.

Los participantes llegaron de diversos estados de la República como Aguascalientes, Hidalgo, Jalisco, Coahuila, Chihuahua, San Luis Potosí y por supuesto Zacatecas. 
Ellos se unieron en la competencia con jinetes internacionales de Guatemala, Brasil, Costa Rica, Estados Unidos y Canadá.

Sin embargo, los jinetes zacatecanos Ricardo Ramírez y Saúl López tuvieron mayor responsabilidad al presentarse ante su gente, y dejaron sangre, sudor y lágrimas en ocho segundos de rodeo.

Desde el inicio el público se mostró entusiasmado, pues los payasos de rodeo se encargaban de sorprender con regalos y concursos para los más pequeños.

Posteriormente se anunció que el ganador se dirigiría a Las Vegas para representar a México en la final, y después de una breve explicación del reglamento, los jinetes salieron a desbordar talento en los que se han denominado los ocho segundos más extremos del planeta.