×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Memoria viva
Crónica de dos congresos de cronistas en España
Manuel González Ramírez
~
25 de Octubre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Salón de plenos de la bañeza en León, España.

A don Antonio Luis y Lola.

El 23 de septiembre de 2016, la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos (Fedacrom, y cuya presidencia ostenta la Crónica de Zacatecas) firmó un convenio marco de colaboración e intercambio con la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO). El acto tuvo lugar en el salón de actos de la Diputación Provincial de Burgos.

Entre los primeros frutos de ese convenio estuvo la participación de una delegación de cronistas mexicanos en el 42 Congreso Nacional de los Cronistas Españoles, cuyos trabajos fueron publicados en la memoria de ese congreso anual.

Otro resultado fue la organización del I Congreso Hispano-mexicano de Cronistas que habría de celebrarse en octubre de 2017, en la ciudad de León, España.

Y así fue. Producto de ese intercambio permanente. La presidencia de la Fedacrom participó en reuniones de trabajo para afinar los detalles de ese encuentro histórico que se realizaría para conmemorar los mil años del Fuero de León y el quinto centenario del encuentro entre dos pueblos.

La fecha llegó y la delegación mexicana hizo acto de presencia en la bimilenaria ciudad de Léon.
Las actividades se desarrollaron del jueves 5 al domingo 8 de octubre de 2017.

El día 5 por la mañana, varios cronistas mexicanos y españoles, acompañados de la Danza de Matlachines de Ojocaliente, Zacatecas, y el alcalde de ese municipio zacatecano, Humberto Rincón García, abordaron el autobús oficial de la Diputación Provincial de León que fue gestionado por el doctor Antonio Luis Galiano Pérez, presidente de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales.

A las 10 horas, salieron hacia la ciudad de La Bañeza, a donde arribaron una hora después. Todos los ocupantes descendieron del vehículo en una glorieta que estaba a unas cuantas cuadras del Centro Histórico. Ahí fueron recibidos por el cronista José Dionisio Colinas Lobato.

Después de tomarse algunas fotografías, el contingente emprendió su caminata por la calle principal con la idea de llegar hasta la plaza mayor. Las autoridades y cronistas encabezaron la marcha secundados por la danza de matlachines.

Los sonidos de la tambora, los guajes, los carrizos y las suelas metálicas de los huaraches atraían a los sorprendidos bañezanos que nunca habían visto en su ciudad una danza mexicana de esas características. Los transeúntes detenían su paso para contemplar el improvisado e inusual desfile.

Los propietarios, trabajadores y marchantes de los comercios salían azorados a las puertas para ver de dónde provenían esos sonidos. Algunos niños gritaban: ¡los indios!, ¡los indios!, al ver a ese grupo de danzantes ataviados con un penacho de plumas rojas y blancas.

Al llegar a la plaza principal. Aguardaba un nutrido grupo de bañezanos, entre ellos, un grupo de danza típica de la región que bailaban con gran alegría, junto a los portadores de dos enormes pendones de la ciudad, cuyos colores predominantes son los tres de nuestra bandera mexicana.
Unos minutos más tarde, los danzantes zacatecanos hicieron gala de los sones que traían preparados para compartir con sus anfitriones.

Después de recorrer los principales edificios y museos del centro de la ciudad, las autoridades y cronistas se congregaron en salón de plenos del Ayuntamiento, donde fueron recibidos por el alcalde José Miguel Palazuelo Marín y por el presidente de la Diputación Provincial de Léon, Juan Martínez Majo.

En esa ceremonia, la FEDACROM entregó la Medalla de Honor 2017 a la Fundación Conrado Blanco y la Medalla al Mérito 2017, a los cronistas José Dionisio Colinas Lobato y Miguel Ángel Millán Abad, de La Bañeza y de Valencia de Don Juan (León), respectivamente, por sus acciones y trayectorias notables. 

Luego, el ilustre escritor bañezano Antonio Colinas, quien entregó una de sus obras autografiadas al autor de estos apuntes, y cuyo ejemplar ya se encuentra en la Biblioteca de la Crónica del Estado de Zacatecas. Acto seguido, los anfitriones invitaron a todos los visitantes a degustar una muestra de la gastronomía de la localidad.

Al día siguiente, viernes 6, los danzantes volvieron a colocarse su atuendo y se situaron frente al Ayuntamiento de León. A las 6:45 de la tarde empezaron a danzar, atrayendo la atención de paseantes y cronistas que se encontraban en esa plaza.

15 minutos después, el alcalde Antonio Silván Rodríguez, el rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, el vicepresidente de la Diputación Provincial y los dirigentes de los cronistas españoles y mexicanos presenciaron los sones de los danzantes por unos instantes.

Luego, ingresaron a la sala de plenos donde se llevó a cabo la ceremonia solemne de inauguración del 43 congreso de la RAECO y I Hispano-mexicano de Cronistas. En ese acto, la Fedacrom hizo entrega de la Medalla de Honor 2017, a la historiadora y cronista de León, Margarita Torres Sevilla y a la Fundación Cepa González Díez, por su trayectorias trascendentes y ejemplares a favor de la sociedad.

Por su parte, el presidente de la RAECO, Antonio Luis Galiano Pérez otorgó la Medalla de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales, al cronista de Zacatecas, “por su continuada y eficaz intervención en el desarrollo de los lazos de hermandad entre los cronistas de España y México”.

Mientras se desarrollaba esta ceremonia, la danza de matlachines se fueron bailando por la calle principal que estaba inundada de personas de todas las edades y que al abrirles el paso también disfrutaban del inusitado espectáculo.

Los danzantes llegaron hasta la plaza de la Catedral donde ofrecieron el son de La muerte del viejo y regresaron al Ayuntamiento para después abrirles paso a los congresistas que se desplazaron hacia el Palacio de los Guzmanes, donde se efectuó el brindis de honor y se repitió el son.

La jornada concluyó con un concierto de violín y teclado en el claustro de la Real Colegiata de San Isidoro, donde tuvo lugar un suceso, un milenio antes, y que hizo que la UNESCO declarara a León como Cuna del Parlamentarismo Europeo.

*Cronista de Zacatecas