×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Un establecimiento educacional modelo
Redacción
~
25 de Noviembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Hace ochenta y siete años, en el concepto educacional se refería a una institución a la cual tanto la sociedad como autoridades le calificaban como “modelo”. Las crónicas periodísticas del año de 1930 se referían a la Escuela Independencia Particular Mixta. En nuestros apuntes encontramos testimonios provenientes del primer tercio del siglo pasado. Son escritos que tratan de escuelas existentes en esta ciudad. A las cuales acudían los escolapios a adquirir los elementales conocimientos. Desde luego en su momento les llevarían a instituciones de enseñanza superior a continuar con sus estudios. Entre ellas sobresalía la Escuela Independencia, entre otras funciones, claro sin menospreciarla en lo absoluto, sin embargo, por su estructura docente y pedagógica la particular mixta ocupaba el primer lugar en su primer época como tal. La fundación y dirección del plantel correspondía a los maestros José F. VIllagrana y a su esposa Herlinda C. De Villagrana. La plantilla docente era conformada por: María del Consuelo Villagrana, Carmen y Altagracia Tellery, María Espinosa, Herlinda Villagrana, Benjamín González, Tomás Williams y Gustavo Ballesteros. En la nota se vierten los pormenores de la trayectoria del Profesor Villagrana, en la cual el redactor resalta que siempre se destacó como un firme propulsor de la enseñanza, dejando huella de su entrega y esfuerzos en distantes poblados, por ejemplo en San Juan B. Del Teúl y Valparaíso. Luego en Chalchihuites y Sombrerete, hasta llegar a la capital, donde desempeñó el alto cargo de Inspector Escolar. Como maestro fue un ejemplo para venideras generaciones, por su capacidad y dedicación, incluso fue funcionario público, diputado local, más tarde llegó a ocupar el cargo de Presidente Municipal de la capital del estado. Se anota además que una desgracia quiso mutilarle, ya que sufrió un accidente, en el que su rostro quedó marcado para siempre. El percance en lugar de deprimirlo le dio más fuerza a su carácter, más luz a su cerebro y más fortaleza a su espíritu. Con relación al plantel en primera instancia se destaca por su higiene. Entre otras cosas se hace referencia a la disciplina que se observa en todos los alumnos, tanto en niños como niñas. Respecto a la educación que se imparte tiene su fundamento en la pedagogía moderna, integral y armónica. Independiente a la impartición de la enseñanza, también se resaltan las actividades físicas, por ejemplo la gimnasia sueca que vigoriza en forma regular todos los órganos del cuerpo, hasta llegar a los ejercicios al aire libre y los modernos juegos deportivos. Sobre el particular se hace alusión a “nada se descuida” para que el educando prepare su cerebro para recibir el cansancio y los beneficios de la ciencia. Al respecto se abunda que tras el desarrollo mental y físico de los educandos, viene la instrucción práctica en la enseñanza de los pequeños oficios e industrias lo ue hace que el alumno al abandonar el plantel sea un elemento útil a la sociedad y a sí mismo. En ese tiempo la Escuela Particular Mixta Independencia registraba una población escolar de 180 alumnos, cuyo número, de acuerdo a las consideraciones, era por ejemplo de su calidad o excelencia académica. También se abunda en los padres de familia. De ellos se menciona que ansiosos de que sus hijos recibieran una instrucción apropiada, confiaban a sus vástagos a la institución que por justicia ocupa uno de los primeros lugares en la progresista ciudad de Fresnillo. El plantel al cual hacemos referencia el día de hoy a través del tiempo fue objeto de una constante transformación. Al cumplirse el ciclo como Particular Mixta se convierte en Colegio Villagrana. En sus instalaciones por la antigua calle del Álamo, nació otra institución de gratos recuerdos en la comunidad: El Colegio Patria a cuyo cargo se encontraba una orden religiosa. Se atendía solamente a niñas. Entre otras apreciaciones con relación a la Escuela Independencia, en tiempos presentes abundan testimonios. Provienen de maestros y alumnos de épocas más recientes. Desde luego también lo relacionan con sus étapas de transformación. En época posterior a lo que se escribía en los medios impresos de aquellos años, en los cimientos de la Escuela Independencia surgieron instituciones como el colegio de las madres. Luego como el colegio Fresnillo por el boulevard Hombres Ilustres. En su momento Francisco Guadiana entrevistó al Profesor Villagrana, al dar una respuesta a la pregunta formulada sobre sus méritos contestaba: No hay nada en mía, solo hay voluntad y dedicación, cumplo con mi deber educando a estos niños que mañana será la juventud fuerte y capaz esperanza de una patria mejor. Testimonios de esta naturaleza les encontramos en las páginas sueltas de la historia. Resaltan la labor de maestros e instituciones.

Hace ochenta y siete años, en el concepto educacional se refería a una institución a la cual tanto la sociedad como autoridades le calificaban como “modelo”. 


Las crónicas periodísticas del año de 1930 se referían a la Escuela Independencia Particular Mixta.


En nuestros apuntes encontramos testimonios provenientes del primer tercio del siglo pasado. Son escritos que tratan de escuelas existentes en esta ciudad. A las cuales acudían los escolapios a adquirir los elementales conocimientos. Desde luego en su momento les llevarían a instituciones de enseñanza superior a continuar con sus estudios. 


Entre ellas sobresalía la Escuela Independencia, entre otras funciones, claro sin menospreciarla en lo absoluto, sin embargo, por su estructura docente y pedagógica la particular mixta ocupaba el primer lugar en su primer época como tal.


La fundación y dirección del plantel correspondía a los maestros José F. VIllagrana y a su esposa Herlinda C. De Villagrana. La plantilla docente era conformada por: María del Consuelo Villagrana, Carmen y Altagracia Tellery, María Espinosa, Herlinda Villagrana, Benjamín González, Tomás Williams y Gustavo Ballesteros.


En la nota se vierten los pormenores de la trayectoria del Profesor Villagrana, en la cual el redactor resalta que siempre se destacó como un firme propulsor de la enseñanza, dejando huella de su entrega y esfuerzos en distantes poblados, por ejemplo en San Juan B. Del Teúl y Valparaíso. Luego en Chalchihuites y Sombrerete, hasta llegar a la capital, donde desempeñó el alto cargo de Inspector Escolar.


Como maestro fue un ejemplo para venideras generaciones, por su capacidad y dedicación, incluso fue funcionario público, diputado local, más tarde llegó a ocupar el cargo de Presidente Municipal de la capital del estado.


Se anota además que una desgracia quiso mutilarle, ya que sufrió un accidente, en el que  su rostro quedó marcado para siempre. El percance en lugar de deprimirlo le dio más fuerza a su carácter, más luz a su cerebro y más fortaleza a su espíritu.


Con relación al plantel en primera instancia se destaca por su higiene. Entre otras cosas se hace referencia a la disciplina que se observa en todos los alumnos, tanto en niños como niñas. Respecto a la educación que se imparte tiene su fundamento en la pedagogía moderna, integral y armónica.


Independiente a la impartición de la enseñanza, también se resaltan las actividades físicas, por ejemplo la gimnasia sueca que vigoriza en forma regular todos los órganos del cuerpo, hasta llegar a los ejercicios al aire libre y los modernos juegos deportivos. Sobre el particular se hace alusión a “nada se descuida” para que el educando prepare su cerebro para recibir el cansancio y los beneficios de la ciencia.


Al respecto se abunda que tras el desarrollo mental y físico de los educandos, viene la instrucción práctica en la enseñanza de los pequeños oficios e industrias lo ue hace que el alumno al abandonar el plantel sea un elemento útil a la sociedad y a sí mismo.


En ese tiempo la Escuela Particular Mixta Independencia registraba una población escolar de 180 alumnos, cuyo número, de acuerdo a las consideraciones, era por ejemplo de su calidad o excelencia académica.


También se abunda en los padres de familia. De ellos se menciona que ansiosos de que sus hijos recibieran una instrucción apropiada, confiaban a sus vástagos a la institución que por justicia ocupa uno de los primeros lugares en la progresista ciudad de Fresnillo.


El plantel al cual hacemos referencia el día de hoy a través del tiempo fue objeto de una constante transformación. Al cumplirse el ciclo como Particular Mixta se convierte en Colegio Villagrana. En sus instalaciones por la antigua calle del Álamo, nació otra institución de gratos recuerdos en la comunidad: El Colegio Patria a cuyo cargo se encontraba una orden religiosa. Se atendía solamente a niñas.


Entre otras apreciaciones con relación a la Escuela Independencia, en tiempos presentes abundan testimonios. Provienen de maestros y alumnos de épocas más recientes. Desde luego también lo relacionan con sus étapas de transformación.


En época posterior a lo que se escribía en los medios impresos de aquellos años, en los cimientos de la Escuela Independencia surgieron instituciones como el colegio de las madres. Luego como el colegio Fresnillo por el boulevard Hombres Ilustres.


En su momento Francisco Guadiana entrevistó al Profesor Villagrana, al dar una respuesta a la pregunta formulada sobre sus méritos contestaba: No hay nada en mía, solo hay voluntad y dedicación, cumplo con mi deber educando a estos niños que mañana será la juventud fuerte y capaz esperanza de una patria mejor. 


Testimonios de esta naturaleza les encontramos en las páginas sueltas de la historia. Resaltan la labor de maestros e instituciones.