×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Memoria viva
Zacatecas, Patrimonio de la Humanidad
Manuel González Ramírez
~
06 de Diciembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / En 1993, la UNESCO inscribió a esta ciudad en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La ciudad de Zacatecas es la capital del estado que lleva su nombre. Es una de las ciudades más antiguas y hermosas de México. Su origen se debe a un puñado de aventureros españoles que a partir de 1546 descubrieron ricas vetas de plata. 

Gracias a esa opulencia argentífera se erigió una esplendorosa ciudad de singular señorío y belleza, gracias a lo cual, en 1993, la UNESCO la inscribió en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

Zacatecas está situada en el centro geográfico del país, en el corazón de México, en un punto donde todos los caminos convergen e invitan a conocerla disfrutarla y descubrirla. 

Revelan el pasado esplendoroso de esta ciudad las abundantes muestras arquitectónicas y naturales –todas majestuosas– como el cerro de La Bufa, a cuyo cobijo se haya y como extendiendo sus brazos da la bienvenida a todos los ciudadanos del mundo. 

Con ustedes queremos compartir este prolífico y valioso patrimonio cultural acumulado durante más de 470 años de historia, invitándolos a conocer, descubrir y disfrutar una ciudad admirable y acogedora que convida a recorrer sus calles que se entretejen en las accidentadas formas de una cañada y que le dan un encanto especial. 

En los momentos más inesperados del recorrido, surgen a la vista plazas pintorescas y numerosos palacios, conventos, casonas, iglesias y monumentos de los siglos 16 al 20.

Son relicarios de filigrana de rosada cantera que custodian en sus interiores las más variadas colecciones del arte obra de las manos creadoras de los hombres y las mujeres que han vivido en las distintas etapas de la historia de este lugar, a lo largo de casi cinco siglos.

Zacatecas es una ciudad museo y una ciudad de museos. Nuestros visitantes tendrán la posibilidad de admirar colecciones del arte zacatecano, mexicano y universal en cada uno de los faustuosos recintos que las albergan. 

Destaca el Museo Rafael Coronel que exhibe la colección de máscaras mexicanas más grande del mundo.

Uno de los rasgos más importantes de esta ciudad son sus habitantes: desde siempre se han caracterizado por se amables, emprendedores, hospitalarios, laboriosos y fieles a sus tradiciones. 

Son quienes la preservan y le dan vida con su presencia cotidiana. En los días de fiesta, cambian sus actividades y vestimentas por las de variadas tradiciones que cobran vida en diferentes épocas del año. 

La agenda de festivales y celebraciones comienza con el año. En la Semana Santa revive una tradición que data de finales del siglo 16: la Procesión del Silencio. 

Alrededor de ese día, muchos de los rincones de la ciudad se transforman en escenarios vivos de poco más de un centenar de eventos que conforman el programa del Festival Cultural de Zacatecas, donde confluyen las más variadas manifestaciones artísticas locales, nacionales e internacionales. 

Durante el mes de julio se lleva a cabo el Festival Internacional de la Oralidad con la presencia de contadores de cuentos de diversos países. A mediados de agosto, la tranquilidad de la ciudad se ve interrumpida por la música vibrante y los grupos de danza de un gran número de países del mundo que llegan a esta ciudad para presentarse en los foros del Festival Zacatecas del Folklor Internacional. 

Y unos días después, con la presencia de más de 10 mil actores locales, las lomas del norte de la ciudad se visten de luz, color y representaciones de acciones bélicas entre moros y cristianos que dan vida a la centenaria Morisma de Bracho. Esta tradición sirve de preámbulo a las fiestas del 8 de septiembre, aniversario de la fundación de la ciudad de Zacatecas, donde en una faustuosa romería, los integrantes de la Morisma y un gran número de personas acompañan a Nuestra Señora de los Zacatecas en su recorrido anual por las principales calles del Centro Histórico. 

En torno a esta celebración tiene lugar la Feria Nacional de Zacatecas; a ella acuden las familias y los visitantes para disfrutar de la gastronomía, las exposiciones comerciales, ganaderas y artesanales, las corridas de toros, las peleas de gallos, los juegos mecánicos y de un programa cultural especial. La agenda cultural del año concluye en octubre con el Festival Internacional de Teatro de Calle, único en su género en México. Las calles, plazas y plazuelas se convierten en los escenarios de este festival.

Para recibir a todos los visitantes que viven estas tradiciones y vienen a disfrutar de esta ciudad, existen todos los servicios turísticos para ofrecer confort, tranquilidad y deleite. En Zacatecas el tiempo no transcurre con la velocidad vertiginosa de las grandes urbes: aquí se respira la tranquilidad. 

La infraestructura hotelera es un abanico de posibilidades, lo mismo para el visitante más modesto como para el más exigente. Existe un gran número de restaurantes donde se paladean los mejores vinos de la región y donde se disfruta de la gastronomía zacatecana y de una gran variedad de cocinas internacionales.

La ciudad de Zacatecas, Patrimonio Cultural de la Humanidad, es una ciudad encantadora, inspiradora que cautiva y cultiva al visitante. Ella los espera con los brazos abiertos. Esperamos tener la oportunidad de recibirlos en la ocasión que deseen y honrarnos con su presencia... Los queremos en Zacatecas... En esta ciudad de rostro de cantera, corazón de plata y alma de oro.

Cronista de Zacatecas