×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Más de 14 mil niños dejan la escuela para trabajar
Alejandro Castañeda
~
09 de Diciembre del 2017 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / La mayoría trabajan en actividades agrícolas, de servicio y comercio.

Las condiciones de pobreza que se viven en el país y en el estado han orillado a que cerca de 49 mil 395 niños sean empleados  como trabajadores en Zacatecas en actividades agrícolas, de comercio y servicios.

Rigoberto Jiménez,  docente investigador de la UAZ, dio un panorama del trabajo infantil en el estado durante su ponencia sobre el trabajo infantil agrícola en Zacatecas.

Expuso que más de 45 mil menores realizan labores no permitidas por las leyes mexicanas en menores de 15 años ya que representan un riesgo para su integridad.

Apuntó que 31 mil menores zacatecanos combinan las labores de trabajo con la escuela, pero 14 mil no asisten a la escuela.

“Esta es la parte más aguda donde debería centrarse la política pública para identificar a esos 14 mil menores y permitir la escolaridad de los mismos, generando mejores condiciones a sus familias”, afirmó.

Precisó que de 2013 a 2015 la reducción en el trabajo infantil en el estado se estancó y la situación no ha mejorado desde entonces.

Detalló que se ha reducido la marginalidad pero no la pobreza en general.

De los 23 municipios con mayor población en el estado la incidencia de trabajo infantil es mayor es en Fresnillo con 8 mil 416, Guadalupe con 5 mil 861, Jalpa con 3 mil 535, Pinos 2 mil 679 y Río Grande con 2 mil 285.

Dijo que no se tienen datos de la capital pero las cifras pueden coincidir con las de Guadalupe.
Citó los casos de Cañitas de Felipe Pescador, donde la mayoría de los menores empleados trabajan en labores agropecuarias, al igual que Fresnillo y Pinos.

En cambio en Jalpa los menores que trabajan están concentrados en las actividades de servicios, mientras que en Río Grande en comercio.

Apuntó que los campos agrícolas en específico emplean a los menores por los flujos migratorios de familias, las cuales provienen principalmente de estados del sur.

Rigoberto Jiménez planteó que una mejora por medio de políticas públicas que impacten en las condiciones en las que viven las familias, beneficiaría a la reducción del trabajo infantil.

“Buena parte de la reducción del trabajo infantil en las dos últimas décadas se atribuye a que los padres hayan mejorado su nivel de escolaridad”, expresó.