×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Que regresen lo que se llevaron
Claudia Edith Anaya Mota
~
30 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La corrupción es, sin duda, un flagelo que a todos nos ha indignado, dañado y afectado. Para terminar con esta práctica fue necesario construir los cimientos de nuestro Sistema Nacional Anticorrupción, que se aprobó a través de la reforma constitucional de 2015 con el consenso de la mayoría de las fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión.

Dimos un primer paso, pero es necesario continuar el avance. Así lo entendió José Antonio Meade y el 24 de enero presentó a los coordinadores parlamentarios de los partidos que le respaldan en su precandidatura, su propuesta legislativa para debilitar la corrupción, no esperó a que termine el proceso electoral, sino como ciudadano ya está proponiendo soluciones.

Su propuesta radica esencialmente en tres puntos. El primero, consiste en acelerar el procedimiento para el decomiso de bienes y dinero que cualquier ciudadano (y su familia) no puedan comprobar su origen lícito y que los recursos incautados vayan a un Fondo Nacional de Becas que apoyará para que nuestra infancia y juventud, no abandonen la escuela.

El segundo, contempla cárcel con pena máxima ampliada para los corruptos, implicando que éstos, nunca vuelvan a actuar en el servicio público y el tercero, considera crear una instancia que certifique las declaraciones patrimoniales y de impuestos de los funcionarios, a fin de que haya consistencia y evolución lógica entre los cargos desempeñados, ingresos obtenidos, bienes y recursos con los que se cuente.

Estas propuestas implican ir más allá. Implican realizar un acto de justicia social, en el que nos quede claro que quien defraude la confianza de la gente abusando de su encargo o función, debe pagar no sólo con la cárcel, sino resarcir el daño devolviendo lo que los corruptos se llevaron para su propio disfrute.

Es momento de que los partidos se sumen a esta propuesta que es factible de aprobar y concretar, porque está comprobado que la corrupción fragmenta nuestro tejido social, lo debilita y la única vía para fortalecerlo, es con el amparo de la Ley..

*claudia.anayamota@gmail.com