×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Festejan a la Candelaria en Mexicapán
Alejandro Castañeda
~
03 de Febrero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Miguel Alvarado / Decenas de Niños Dios esperaron al término de la misa para ser bendecidos.
Miguel Alvarado / Los colores y tamaños fueron variados
Miguel Alvarado / La devoción se hizo presente en todo momento
Miguel Alvarado / Hay familias que acuden desde muchos años atrás.
Miguel Alvarado / Las misas de todo el día estuvieron totalmente llenas.
Miguel Alvarado / La celebración reúne vecinos del barrio y a creyentes de la ciudad

El Barrio de Mexicapán se volvió a llenar de colorido como en los mejores años con la celebración a la Virgen de la Candelaria, santa patrona de uno de los barrios más antiguos y tradicionales de la capital zacatecana.

Las muestras de fe estuvieron acompañadas de la habitual danza de matlachines y reliquias que dieron sabor a una costumbre que se remonta a los mismos orígenes de la ciudad.

Decenas de familias llegaron desde temprano al Templo de Mexicapán para participar en la misa y bendecir sus imágenes del Niño Dios, de las cuales algunas tenían hasta 100 años de antigüedad.

La señora María de Lourdes Montellano acudió a bendecir 4 Niños Dios, 3 pertenecen a sus hijas y uno es de ella, como parte de una práctica que ha tratado de preservar.

Hubo familias que llevaron hasta 25 Niños Dios y llevar a sus hogares las bendiciones.

Durante la misa se pudieron observar Niños Dios blancos, morenos, grandes, chicos, y hasta estatuillas del Niño de las Palomitas, el Niño Doctor y el Santo Niño de Atocha.

En cajas, canastas, portabebés y hasta carriolas, las personas llevaron sus imágenes para que recibieran el rocío del agua bendita.

Al término de la misa, como cada año la familia Garay ofreció una deliciosa reliquia en el atrio del templo para las personas que la presenciaron.

Originarios del barrio de Mexicapán, comentaron que ofrecen esta reliquia para alrededor de 200 personas desde los años 80’s, cuando el templo fue rescatado de las ruinas y se inició una reconstrucción por el padre José de Jesús López de Lara.

Actualmente es la quinta generación de la familia Garay que mantiene viva la tradición de agradecer a la Virgen de la Candelaria y bendecir todos los niños dios que posee la familia.

La danza de Matlachines amenizó la festividad con diversos sones en honor a la santa patrona del barrio de Mexicapán. 

La familia Pizarro Ramírez desde hace 20 años cambió los tamales por la reliquia, donde todos los integrantes se cooperan para comprar los ingredientes y preparar la comida para más de 500 personas.

La ofrenda de los Pizarro Ramírez es tan famosa en la zona que las personas hacen fila desde antes que termine la misa de la 1 de la tarde.

La larga formación llegaba hasta las inmediaciones del Templo de Jesús, ya que todos saben del gran sazón de las sopas y el asado.

Los integrantes de la familia se niegan a abandonar una tradición con la que han crecido por años y se aferran a una fe que ha estado presente desde hace más de tres siglos.