×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Comerciantes se quedan sin lugares en el nuevo mercado
Alejandro Castañeda
~
25 de Febrero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Alejandro Castañeda / El mercado fue reconstruido por el municipio de Río Grande

RÍO GRANDE.-Los altos precios de la renta y los servicios, aunado a la poca afluencia de clientes pone en riesgo la economía de los locatarios del renovado Mercado del Triángulo, donde la regidora Mara Esparza acomodó un local para uno de sus primos.


La renovación de este espacio que anteriormente estaba en la informalidad causo una gran expectativa entre los comerciantes con más de 15 años en el lugar, pero se decepcionaron al conocer los costos de la renta y que algunos se podrían quedar sin espacio.


Uno de los comerciantes comentó que la anualidad de 2018 será de 5 mil pesos, más el pago de agua y luz, además de la plaza diaria que subió de 5 a 10 pesos.


Apuntó que les dijeron que el próximo año aumentará la anualidad a 8 mil pesos, más el pago de servicios.


La gran mayoría de los comerciantes se dedican a la venta de ropa usada de paca, cocteles de fruta y productos agrícolas locales como chile y frijol, por lo que se les complica reunir la anualidad y existe una gran preocupación por juntar estos montos.

Locales para unos cuantos
Los locatarios comentaron que desde que se hizo la repartición de los nuevos espacios hubo anomalías, ya que personas con 10 y 15 años de permanencia en el espacio fueron desplazados por nuevos comerciantes.


Explicaron que en un inicio se había dicho que serían más los espacios otorgados, pero al momento de que el departamento de plazas y mercados manejo un listado, algunos fueron desplazados.
La lista no se publicó y solo algunos tenían conocimiento de ella, ya que el presidente Julio Ramírez se había comprometido de que a todos se les respetaría su espacio.


En total se construyeron 44 espacios de los cuales 3 no se sabe a quién pertenece, ya que permanecen cerrados.

Regidora da espacio a su primo
Los locatarios denunciaron que hubo favoritismo en el acomodo de los espacios ya que uno fue dado a Israel Rodríguez Castillo, primo de la regidora Mara Esparza.


El local está identificado con el número 34 y en el listado solicitado por Imagen aparece como un taller de joyería.


La inconformidad de los comerciantes se centra en el favoritismo y la incertidumbre de saber si podrán reunir la cantidad necesaria para no ser desplazados de los locales que son el sustento de sus familias.