×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Dejan niños la escuela para ir a trabajar al campo
Víctor Castillo
~
26 de Febrero del 2018 08:23 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Las escuelas se quedan vacías cuando los niños y sus familias se mudan en busca de trabajo en el campo.
Archivo / Es muy común que se vayan a trabajar a otros estados.

La deserción en los niveles de educación básica es un problema que se da en el norte del estado, declaró Ramón Navarro Murguía, delegado de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en Zacatecas.

Las problemáticas que se dan, son dos: económico y se presenta en familias que se dedican al campo, ya que en las temporadas de cosecha migran a fin de encontrar trabajo.

Este problema se presenta, principalmente, en los municipios del Norte del estado donde los hombres de familia, al no tener trabajo, se van a estados como Coahuila, Durango, Aguascalientes o Sinaloa para trabajar en las plantaciones y, al llevarse a su familia, dejan las escuelas sin niños.

Mientras que el otro fenómeno es social, se presenta cuando los padres de los niños se divorcian, al quedarse con el padre o la madre, descuidan la educación del hijo por no tener tiempo, no lo llevan a la escuela por ir a trabajar y es un problema que va en aumento.

Ramón Navarro Murguía consideró que este problema se presenta, principalmente en los meses de mayo, octubre y noviembre.

Las autoridades educativas no tienen un estimado del número de deserciones que se presentan en preescolar, primaria y secundaria por el problema económico, por ser un problema estacional en las zonas rurales de la entidad.

“Si nos vamos a la fecha de inscripción vamos a encontrar que estamos más o menos normales, por decirlo de algún modo, cuando inicia el ciclo, agosto, septiembre, octubre, sobre todo en el medio rural, después de esos meses comienza nuestra deserción porque es cuando se van a buscar trabajo”, agregó.

El delegado de la SEP apuntó que en las zonas urbanas, el problema que se presenta es el divorcio, ya que los menores se quedan a vivir con uno de los padres y es ahí cuándo se descuida la educación de los alumnos de nivel básico.

“Lo lamentable es que está siendo cada vez más frecuente, no es un asunto de la institución, pero en la sociedad lo ven cada vez más, tenemos más madres solteras, más padres solteros, aquí ya no hay distinción de género y hay mucho más niños que ya no viven con los papás, viven con los abuelos”, manifestó.

El delegado federal expresó que para este caso, las instituciones educativas están adoptando diversas medidas como las becas, materiales de apoyo para que los padres ya no tengan gastos adicionales a la lista de útiles escolares que se tiene al inicio de cada ciclo.

Ramón Navarro consideró que otra de las estrategias que se aplican a fin de frenar la deserción por padres divorciados vienen en los temas transversales del nuevo modelo educativo, ya que se detecta si un alumno o niño no asiste a clases a través de los consejos técnicos que se realizan cada mes en todas las escuelas del país.

Otra de las estrategias se da a través del Consejo de Participación Social, donde la misma sociedad es la que indica que familia no lleva a su hijo a una escuela o a clases y se ataca el problema invitando a los tutores a llevar al niño a la escuela.