×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal
Señas astrales de los zacatecanos
Salvador Lira
~
26 de Febrero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Grabado de Fama y obras póstumas...

Una de las características relevantes con respecto a la producción de libros en la Edad Moderna fue la elaboración de grabados.

Más allá de hablar de una serie de elementos “decorativos”, se trataron de verdaderos programas iconográficos en donde se explicitaba un mensaje.

La emblemática y la iconografía de Césare Ripa fueron base para la formulación de elementos, obras y formas en diversos títulos. 

La reunión de obras de Sor Juana Inés de la Cruz por Juan Ignacio de Castorena y Ursúa, en la edición de Madrid por la imprenta de Manuel Ruiz de Murga, mereció un espléndido grabado al inicio del libro.

Publicado en la calle de la Habada en 1700, la imagen se encuentra justo después del primer folio con los datos de la obra.

Al centro del grabado aparece Sor Juana Inés de la Cruz, sosteniendo un libro y una pluma. Está rodeada por laureles y olivos, junto a un lema en moño: “Religiosa Jerónima Sor Juana Inés de la Cruz de Edad 44 en México.”

En la parte de abajo, “1651 Nació” y “Murió 1695”, indicando así los datos biográficos de la autora. 

En la parte de arriba, corona el grabado el escudo de armas de Carlos II. Hay dos querubines que sostienen motivos de Victoria y Fama: el laurel y la trompeta. Con ello se indica la trascendencia y eternidad de la autora. 

La parte de abajo es del desliz dinástico de los Austrias. Se encuentra, en la parte central, el escudo de Carlos II con banderas y el vellocino de oro. El heraldo es rematado por un ave volteando a su lado derecha.

Por una parte puede representar el águila de los Habsburgo, no obstante, en la dedicación de Juan Ignacio de Castorena y Ursúa se hace énfasis a la alegoría entre Mariana de Austria y Sor Juana Inés de la Cruz como representativas de la eternidad, a partir de su condición y “renacimiento”. De allí que se trate de un Ave Fénix. 

Lo anterior se verifica por las herramientas del arte y la sabiduría que se muestran como base de la autora. Por una parte, bajo el mote “Vnde Lix Ardet”, el sol ardiendo con la lira de Apolo, trompetas, notas y folios. Por otro lado, bajo el mote “Inde Nix Lucet”, un globo terráqueo, el caduceo de Mercurio, un violonchelo, un libro y un compás. 

La parte central del grabado muestra rasgos interesantes con respecto a formulación de un discurso criollo ya en debate. Como columnas un natural indígena con taparrabo, arco y flecha, representando a América; en correspondencia a un hombre armado de caballero y con túnica de rosas, representativo de Europa. El mote de Carlos V, invertido, “Ultra-Plus”. En El Divino Narciso, América estará ataviada.

 

*Escritor e investigador