×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal
Relaciones de Méritos de Juan Ignacio de Castorena
Salvador Lira
~
19 de Marzo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Retrato de Juan Ignacio de Castorena.

Durante la Edad Moderna, la monarquía española guardó una serie de protocolos que buscaban un ordenamiento pleno en las funciones burocráticas. Evidentemente, en muchos casos no fue del todo efectivo, no obstante que en algunos espacios y puestos sí se resguardó el procedimiento.

Uno de ellos fue la presentación de la Relación de méritos, que se utilizaba por parte de ciertas personalidades para poder acceder a cargos, ascender en la escala burocrática o política y manifestar los trabajos que en el fondo eran dedicados a la potestad del soberano.

Así, su uso entrega un perfil claro: la sociedad regia hispánica estaba basada en los derechos por privilegio.

La Relación de méritos es un documento histórico de gran valor, pues ofrece información en muchos sentidos. Por un lado, los distintos trabajos y estudios que realizó quien presentaba el documento. Por otro, las intenciones de ascenso, según su perfil y condiciones. En varios casos, apenas si se puede suponer o confirmar la fecha de nacimiento o líneas familiares gracias a la Relación de Méritos.

También, algunos de estos documentos están perfilados, a manera de hipérbole, con respecto a los hechos realizados, pues ante todo eran oficios legales que permitían alcanzar un rango mayor en la escala laboral y de privilegios.

El Archivo General de Indias en Sevilla resguarda una gran cantidad de Relaciones de Méritos. Allí se encuentran dos legajos documentales, en el ramo “Indiferente General” presentados a favor de Juan Ignacio de Castorena y Ursúa.

El primero está fechado el 23 de marzo de 1703, una serie de documentos manuscritos de 36 folios verso y reverso. El segundo, su presentación está fechada el 30 de julio de 1710, menor al anterior –tan sólo cuatro folios– pues son los méritos desde el 29 de agosto de 1707. En ese momento, Juan Ignacio de Castorena era Racionero de la Catedral de México.

Del primer legajo de documentos, se trata de una serie de testimonios de otras personas que certifican, con firma y datos, que Juan Ignacio de Castorena y Ursúa realizó distintos actos. Por ejemplo, en el folio 146 aparece el “testimonio de verdad” presentado por el bachiller Tomás de la Fuente Salazar clérigo presbítero y secretario del arzobispado de México y fechado el 15 de mayo de 1701.

El testimonio argumenta que el zacatecano dictó el sermón primero de la pascua del Espíritu Santo, con asistencia del virrey conde de Moctezuma y la ceremonia llevada a cabo por Juan de Ortega y Montañés, arzobispo.

Del segundo legajo documental, se pueden confirmar varios datos. Por ejemplo que Juan Ignacio de Castorena fue por diez años colegial real de San Ildefonso de México y vicerrector. Graduado en teología, en leyes y en cánones, licenciado y doctor. El 25 y 26 de septiembre de 1698 se graduó por la Universidad de Ávila de licenciado y doctor en teología.

La Relación de Méritos concluye que Juan Ignacio tiene particular aprobación del virrey, del arzobispo de México, de la Audiencia de Guadalajara y de la ciudad de Zacatecas “[…] de donde es natural, en que informan la Calidad meritoria, virtud, nobleza y literatura de este sujeto, y que en los empleos, que ha tenido, ha cumplido muy exactamente con su obligación, por lo que le consideran digno y merecedor, de que Su Majestad le ascienda a otra Prebendas de mayor grado.”

*Escritor e investigador