×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cierran un coloquio más de ardua actividad en la crónica
Daniel Torres
~
09 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / La Red Latinoamericana de Cronistas reunió a destacados representantes de la crónica en el Teatro Fernando Calderón.

Tras tres días de más de 20 mesas redondas, música y convivencia entre cronistas de México y el mundo, el Tercer Coloquio Internacional de la Crónica concluyó en el Foyer del Teatro Fernando Calderón.

El encuentro se sumó a las actividades del Festival Cultural Zacatecas 2018, con un eje temático relacionado al mismo: Que la paz nutra la crónica.

La doctora Juana Salas, directora de la licenciatura en Historia de la UAZ, dijo: “Espero que el tema haya nutrido el encuentro y los haya nutrido a ustedes para su ardua actividad, que no se nos olvide la hermandad entre crónica e historia”.

Aprovechó para mencionar los 50 años de autonomía de la máxima casa de estudios de Zacatecas, institución encaminada a la formación de profesionales comprometidos con el desarrollo social.

Además, comentó que 20 instituciones nacionales e internacionales se sumaron al encuentro y que el trabajo no se queda solo en el coloquio, sino que continúa en el buen desempeño de todos los involucrados.

También anunció la próxima realización de un laboratorio enfocado a promover la paz, esto entre la UAZ y una universidad de la India, llamado Noviolencia y a concretarse a finales del mes de abril.

Una de las últimas ponencias fue la Jorge de León, cronista de Iztapalapa, en ella el experto compartió múltiples anécdotas sobre su cercanía a Miguel de León Portilla y a Octavio Paz, así como otras relacionadas con su experiencia profesional.

Llevó hasta el evento de clausura un danzón compuesto por Alberto Corrales, específicamente para el maestro Uziel de la Isla, titulado A Zacatecas me voy para el domingo.

El maestro venezolano, Tomás Jurado, cerró la serie de ponencias con Crónica, paz, letras, la mixtura promotora de la correcta memoria histórica institucional, en la que hizo enfasis en los problemas que pueden generar la mala ortografía y redacción en el quehacer de los cronistas.