×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La pitaya, el dulce sabor de Jalpa ya está a la venta
Rocío Ramírez
~
24 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Rocío Ramírez / la fruta tiene que ser bajada de cactus que miden hasta 5 metros de altura.
Rocío Ramírez / Hacen productos derivados de este fruto
Rocío Ramírez / El precio actualmente oscila entre los 15 y 20 pesos.

JALPA.- Este lunes, comenzaron las primeras ventas de pitayas en la cabecera municipal, como es costumbre, las primeras suelen ser bastante costosas, este año arrancaron con precios que van de los 15 a los 20 pesos por pieza.

La temporada de pitayas, también llamadas “El fruto de los dioses”, es muy esperada en el Cañón de Juchipila, debido a que en torno a este fruto, se moviliza la economía en la zona, familias completas se benefician de la venta de este delicioso manjar, que lo mismo es vendido como una fruta fresca, pero también transformada en otros productos como paletas heladas y mermeladas.

Jalpa, es uno de los municipios que atrae a más personas en estas fechas, hermanos migrantes, jalpenses esparcidos al interior de la república y aquellos que quieren disfrutar de este fruto, visitan el municipio y se mueve la economía.

Los taxistas por ejemplo son muy solicitados en estas fechas porque los visitantes llegan a comprar canastos enteros, algunos incluso, señalan taxistas, llegan compran las pitayas las ponen en una hielera, se van al aeropuerto  y las llevan en avión hasta los Estados Unidos.

Otros aspectos relevantes que tiene la temporada de pitayas, es que otros comerciantes como los vendedores de dulces tradicionales, ropa típica y quienes venden alimentos también ven beneficio en la temporada, pues los migrantes por ejemplo aprovechan para comprar dulces de guayaba, quesos, playeras, aprovechan para comer tacos, que es la comida más solicitada por los jalpenses.

Cultivo de dedicación

Pese a la relevancia que tiene la venta de pitayas en la zona desde Jalpa hasta Moyahua, ejercer este oficio no es una tarea sencilla, pues las pitayas crecen en una especie de cactus de 4 o 5 metros de alto, y la recolección se debe hacer de madrugada para que los pajaritos no se las coman.

Además, una vez bajadas del cactus deben quitarles las vastas y grandes espinas, para poder ofertarlas.

Las pitayas, provienen en su mayoría de comunidades aledañas a Jalpa, unas más alejadas que otras, entre ellas: Santa Rosa, El Realito, Tenayuca, La Pitaya, Cofradía, entre otras.

Fabiola García, vende pitayas en la temporada y relata que a más tardar las recolectan entre 5 y 6 de la mañana, para aprovecharlas en su estado óptimo y así venderlas frescas.

Cabe señalar que conforme hay más pitayas su precio baja hasta los 5 pesos y a veces se encuentra hasta en 3 pesos, por lo regular en temporada alta.

La Feria de la Pitaya

Jalpa rinde un homenaje pequeño y especial a La Pitaya en un evento que se denomina Feria de la Pitaya, donde por un espacio de tres días realizan actividades en torno a este fruto.

Generalmente comienza con la elección de la Reina de la Pitaya, en la que participan las reinas de los municipios vecinos a Jalpa, generalmente, portan un vestido alusivo al fruto o a las tradiciones de sus propios municipios, además se realizan concursos como La pitaya más grande, en la que los colectores que tengan la de mayor tamaño se llevan un premio en efectivo, otro concurso tradicional es El más tragón de pitayas.

La transforman y le dan plusvalía

Las pitayas además de comerse frescas, son deliciosas en paletas mermelada, siendo ésta, una transformación que le ha dado la señora Esther Vargas Martínez, quien ha sido pionera en la zona, en la elaboración de mermelada de pitaya, que le da un sabor exquisito que dura, pues al ser procesada, se puede degustar en cualquier tiempo, mucho más allá de la escasa temporada de dos meses en que se da esta fruta.