×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias humanas
Gloria es comerciante de toda la vida
Ángel Martínez
~
07 de Mayo del 2018 12:19 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ángel Martínez / Desde niña, su madre le enseñó como ganarse la vida.
Ángel Martínez / En su trabajo conoce mucha gente.
Ángel Martínez / Empieza a trabajar antes de las 7 de la mañana.
Ángel Martínez / Oferta vestidos que trae desde Tlaxcala.

FRESNILLO.- Por más de dos  décadas, Gloria Pérez Hernández se ha dedicado al comercio en Plateros, uno de los  sitios  religiosos más visitados a nivel nacional, pues en esa localidad  albergan al Santo Niño de Atocha.

En su local, ubicado a la entrada de la comunidad, oferta figuras religiosas, dulces típicos, prendas de ropa, que traen de Tlaxcala, así como joyería para los peregrinos que  acuden en busca de un favor o milagro del Santo Niño o agradecer por las bendiciones.

Aunque en la entrada de la comunidad hay un pasillo con locales para que los comerciantes de Plateros puedan ofertar productos, la mayor parte del tiempo se encuentran cerrados y los vendedores optan por ofertar sus productos en los costados de dicho pasillo, donde está instalado el puesto de la señora Gloria.

Ella proviene de una familia  que se ha dedicado al comercio y aprendió esta actividad desde pequeña, actualmente sus hermanas también ofertan diversos productos, oficio que además ha enseñado a sus hijos y nietos.

“Mi mamá vendía y ya nosotros también empezamos a vender, somos cuatro hijos los que vendemos y de mis  cuatro hijos me ayudan o también venden”, dijo.

En un Plateros, donde la inseguridad se ha presentado Gloria reconoció que se vive con la esperanza de tener ventas y con ello llevar un sustento al hogar.

Para ella al igual que la mayoría de los vendedores en Plateros, la mejor temporada de ventas es en Semana Santa y en las vacaciones de invierno,  porque los turistas aprovechan los periodos vacacionales para visitar este punto religioso.

De sus clientes, explicó que lo que más le piden son los dulces típicos que van desde los dulces de leche, paletas de caramelo, obleas y una gran variedad de cajetas y otros de los artículos que también adquieren son prendas como vestidos o blusas con bordados típicos de Tlaxcala.

Su jornada laboral inicia desde antes de las 7 de la mañana, ya que explicó que por lo regular es temprano cuando  llegan algunos camiones de peregrinos que buscan el recuerdo de su visita.

Dijo estar orgullosa de ser comerciante, pues dicha actividad le permite que en su hogar tengan la forma de subsistir y conocer a muchas personas.

“Me gusta estar trabajando y venderle a la gente, a los peregrinos que  vienen de varios lugares”, dijo Gloria.