×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Memoria viva
No hay que esperarnos a sufrir para valorar
Manuel González Ramírez
~
09 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Sala de juntas del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) Ramón López Velarde; foto: cortesía del IZC.

El mes de septiembre de 2012 trajo consigo muchas sorpresas, sobre todo, de esas que trascienden y que tienen mucho que ver con la identidad, la cultura del reconocimiento y el patrimonio cultural del pueblo zacatecano.

Y dentro de este marco de celebraciones se instaló un muro de honor en la sala de juntas del Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde, donde fueron colocados los nombres de treinta personajes zacatecanos que pertenecen al mundo de la cultura y del arte.

A principios de ese año, nos enteramos que el entonces director general de esa institución, el licenciado Gustavo Salinas Íñiguez, tenía en mente la instalación de un muro de honor en el edificio del Instituto Zacatecano de Cultura, con la intención de rendir un homenaje permanente a los personajes zacatecanos más destacados en el ámbito artístico y cultural.

Esto nos lo hizo saber de viva voz a más de una persona para se generaran propuestas de nombres.

Y así fue como se integró una lista de treinta personajes ya fallecidos, cuyos nombres habrían de inscribirse en el muro sur de la sala de juntas del instituto. Las letras son de madera y fueron cubiertas con pintura dorada.

En esa sala fueron plasmadas dos inscripciones. 

En el muro testero que está situado al lado oriental del recinto puede leerse un verso de La suave Patria, de Ramón López Velarde: “La Patria es impecable y diamantina”; mientras que en la cabecera del muro de honor aparece un par de versos del mismo poema: “Sé siempre igual, fiel a tu espejo diario”. 

Y más abajo están inscritos los treinta nombres en dos columnas de quince cada uno. Veamos quiénes son los homenajeados.

En la primera columna aparecen: el poeta Ramón López Velarde (Jerez, 1888 - México, 1921), el escritor y pintor Severo Amador (Villa de Cos, 1879 - México, 1931), el poeta Roberto Cabral del Hoyo (Zacatecas, 1913 - México, 1999), el pintor Julio Ruelas (Zacatecas, 1870 - París, 1907), el pintor Manuel Pastrana (México, 1859 - Zacatecas, 1938), el pintor Francisco Goitia (Fresnillo, 1882 - Xochimilco, 1960), el pintor y escultor Pedro Coronel (Zacatecas, 1923 - México, 1985), el escultor José Kuri Breña (Zacatecas, 1912 - México, 2004), el escritor Daniel Kuri Breña (Zacatecas, 1910 - México, 1989), el compositor Candelario Huízar (Jerez, 1883 - México, 1970), el compositor Genaro Codina (Zacatecas, 1852-1901), el compositor Manuel M. Ponce (Fresnillo, 1882 - México, 1948), el compositor Fernando Villalpando (Zacatecas, 1844-1902), el poeta Enrique Fernández Ledesma (Pinos, 1888 - México, 1939), el escritor Severino Salazar (Tepetongo, 1947 - México, 2005).

En la segunda columna encontramos a los siguientes personajes: el dramaturgo Fernando Calderón (Guadalajara, 1809 - Ojocaliente, 1845), el escritor Mauricio Magdaleno (Tabasco, 1906 - México, 1986), el poeta y ensayista Vicente Magdaleno (Tabasco, 1910 - México, 1995), el historiador Elías Amador (Villa de Cos, 1848 - México, 1917), el historiador Eugenio del Hoyo Cabrera (Jerez, 1914 - Monterrey, 1989), el historiador Salvador Vidal García (Tepetongo, 1882 - Zacatecas,1972), el historiador y cronista Roberto Ramos Dávila (Zacatecas, 1928-1995), el arquitecto autodidacta Dámaso Muñetón (Antiguo partido de Jerez, 1863 - Concepción del Oro, 1937), el arquitecto autodidacta Refugio Reyes (Vetagrande, 1862 -Aguascalientes, 1945), el escultor Benigno Montoya Muñoz (Trancoso, 1865 - Durango, 1929), el humanista, escritor y periodista Juan Ignacio María de Castorena (Zacatecas, 1688 - Mérida, 1733), la arqueóloga Eulalia Guzmán Barrón (San Pedro Piedra Gorda, 1890 - México, 1985), el filósofo y escritor José Minero Roque (Nochistlán, 1907 - México, 1978), el humanista y defensor del patrimonio cultural Federico Sescosse (Zacatecas, 1915 - 1999), el promotor cultural e impulsor de las artes José Álvaro Ortiz Pesquera (Zacatecas, 1945-2000).

La primera columna la encabeza el más universal de los zacatecanos, Ramón López Velarde, cuyo nombre lo ostenta con justicia y orgullo el Instituto Zacatecano de Cultura.

La segunda columna la encabeza el dramaturgo Fernando Calderón, jalisciense de nacimiento pero de ascendencia zacatecana, de hecho, siempre se le ha considerado zacatecano por adopción. Su nombre lo lleva el teatro principal y más emblemático de esta Bizarra Capital.

Así que ya tenemos dos muros de honor, el más antiguo de ellos está ubicado en la Sala de Plenos del Congreso del Estado de Zacatecas, donde desde el año 1985 se comenzaron a inscribir nombres de instituciones y personajes zacatecanos. Y a partir de septiembre de 2012, durante las fiestas patrias y la edición número 43 de la Feria Nacional de Zacatecas, la máxima autoridad de la cultura en la entidad, el Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde, por iniciativa de su director, el licenciado Gustavo Salinas Íñiguez, ya existe un segundo muro de honor destinado a honrar la memoria y valorar el legado de aquellos hombres y mujeres que destacaron en las bellas artes y en la cultura. ¡Enhorabuena y felicidades por promover la cultura del reconocimiento!

Cronista de Zacatecas*