×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Sigue la guerra entre el alcalde y la síndico de Apozol
Rocío Ramírez
~
27 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen / .

APOZOL.- Los problemas entre el alcalde Osvaldo Valadez Cortés y la síndico Mayra  Rosario Ruvalcaba Covarrubias han escalado a tal nivel que el primero le negó una secretaria a la segunda.

Cabe destacar que hace un año Osvaldo Valadez Cortés interpuso un recurso ante la Legislatura para destituir a Ruvalcaba Covarrubias.

Y, aunque la Legislatura declaró improcedente la denuncia presentada por el primer edil, las  diferencias entre ambos funcionarios volvieron a ser ríspidas después de la reinstalación de siete personas.

Cabe destacar que desde el inicio de la administración, quedó claro que no existía concordancia entre el presidente municipal y la síndico.

A tal grado llegaron las confrontas que el alcalde interpuso una demanda ante la Legislatura del Estado para la destitución de la funcionaria en el ayuntamiento.

En dicho documento refirió que los motivos de la petición eran que  no asistía a trabajar ni a servir a la comunidad.

Para comprobar sus dichos, el alcalde pidió a la Contraloría verificar las asistencias, faltas, retardos y demás irregularidades.

Además aseguró que la ciudadanía se quejaba de que no encontraban a la funcionaria y que en semanas no acudía.

Por lo que el contralor solicitó mediante un escrito el 3 de mayo del 2017, la intervención de la Legislatura, mediante un acta circunstanciada donde comparecieron el tesorero municipal, el director de Desarrollo Económico, el oficial mayor, secretario de Gobierno, el Jefe de Recursos Humanos, además de tres regidores, el alcalde, hasta la directora del DIF y del Inapam.

Pero Ruvalcaba Covarrubias, se defendió presentando órdenes de pago que comprueban la ejecución de su trabajo.

Además comprobó que realiza sus labores y que sus actividades no están circunscritas a una oficina, ni horarios determinados, además de que nunca incumplió  con el artículo 66 de la Ley Orgánica del Municipio.

En el documento emitido por el órgano estatal en septiembre del 2017 (con copia en poder de Imagen) se precisó que al ser la síndico, parte patronal del ayuntamiento no se le puede exigir que cumpla con un horario de labores determinado.

Además que el denunciante no aportó elementos suficientes para comprobar que la funcionaria bloquea o no realiza su trabajo.

También se describe que no pasan desapercibidas las actas circunstanciadas en que se denuncia que la oficina correspondiente a la sindicatura está cerrada en varias ocasiones.

Aunque Ruvalcaba Covarrubias se excusó diciendo que no tiene secretaria que le  apoye en las actividades administrativas, así como la atención de la ciudadanía en su ausencia.

Y a pesar que desde septiembre del 2017 se exhortó al ayuntamiento para que asignaran a una persona de apoyo, a la fecha no lo han hecho manifestó la funcionaria municipal.