×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La eliminación de Del Potro deja Roland Garros huérfano de latinoamericanos
AFP
~
08 de Junio del 2018 18:30 hrs
×


Compartir



Liga Corta




AFP / El argentino Juan Martín Del Potro felicita al español Rafael Nadal por su victoria en semifinales de Roland Garros, el 8 de junio de 2018 en París.

CIUDAD DE MÉXICO.- Latinoamérica deberá esperar un año más para ver coronarse en París a uno de sus tenistas. Con la derrota este viernes del argentino Juan Martín Del Potro ante el español Rafa Nadal se escaparon las últimas opciones de que un latinoamericano tome el relevo del argentino Gastón Gaudio (2004) como último ganador de la región en Roland Garros.

Del Potro y su compatriota Diego Schwartzman, caído la víspera ante el propio Nadal en cuartos de final, fueron los últimos representantes de una delegación que, con la salvedad de la dupla argentina, no brilló en París.

Ni siquiera en los torneos de dobles, propicios en el pasado a dar cabida a tenistas latinoamericanos en las rondas finales, habrá presencia en las finales.

Del Potro y Schartzman salvaron el honor

Las gestas de Del Potro, que disputó su segunda semifinal en Roland Garros, la primera desde 2009, y del Peque Schartzman, que se estrenó en la ronda de cuartos del torneo parisino, mejoraron el techo de las últimas temporadas en categoría individual.

"Jamás lo habría imaginado, ni yo ni cualquier persona que me hubiera seguido (...) Agradezco a esa gente que no dejó que me retirase", dijo Del Potro, recordando sus peores momentos con las lesiones en el pasado, tras un meritorio torneo, en el que sólo el todopoderoso Rafa Nadal pudo detenerle.

En las cuatro ediciones entre 2013 y 2016 no hubo ningún jugador o jugadora de Latinoamérica en los octavos de final en individuales, un dato muy negativo que el año pasado rompieron dos jugadores, el argentino Horacio Zeballos en categoría masculina y la paraguaya Verónica Cepede en la femenina.

Pero ninguno de los dos mejoró su registro este año. Zeballos cayó en segunda ronda ante el estadounidense John Isner, llegando más lejos que Cepede, que se despidió en su estreno ante la checa Petra Kvitova.

Otro argentino, Leonardo Mayer, se despidió a primeras de cambio ante el francés Julien Benneteau 2-6, 7-6 (7/4), 6-2 y 6-3.

El también argentino Federico Delbonis fue apeado en segunda ronda ante el undécimo del mundo, el español Pablo Carreño 7-6 (7/0), 7-6 (7/2), 3-6 y 6-4.

También en segunda ronda, y ante otros españoles se despidieron Guido Andreozzi, al caer 6-4, 6-2 y 6-2 con Fernando Verdasco, y Guido Pella, que no tuvo opción ante Rafa Nadal (6-2, 6-1, 6-1).

La sensación Trungelliti

Aunque una de las sensaciones del torneo fue el tenista de Santiago de Estero Marco Trungelliti, no tanto por su recorrido en el cuadro (cayó en segunda ronda ante el italiano Marco Cecchinato), sino por el camino que recorrió en coche de Barcelona a París ante la renuncia del australiano Nick Kyrgios debido a una lesión en un codo.

El brasileño Rogerio Dutra Silva no pasó del primer corte al perder ante el serbio Novak Djokovic, el también brasileño Thomaz Bellucci cayó en primera ronda contra Delbonis y un asiduo a Roland Garros como el uruguayo Pablo Cuevas, se despidió en segunda ronda ante el sudafricano Kevin Anderson por 6-3, 3-6, 7-6 (7/5) y 6-4.

Entre los representantes colombianos, tanto Santiago Giraldo como Mariana Duque cayeron en segunda ronda, al perder ante el español Roberto Bautista (6-4, 7-5, 6-3) y la italiana Camila Giorgi (6-0, 6-3).

El chileno Nicolás Jarry cayó en primera ronda contra el estadounidense Jared Donaldson por 6-3, 4-6, 3-6, 6-3 y 6-4.

Así pues, sólo la 'Torre de Tandil' y el 'Peque' mantuvieron la ilusión del continente en revivir un éxito como el de la histórica final de 2004 en la que otros dos argentinos, Gastón Gaudio y Guillermo Coria, disputaron la final con triunfo para el primero en cinco sets. En esa misma edición, David Nalbandian había llegado a semifinales.

Un año después Mariano Puerta regresó a la final, en la que cayó con un jovencísimo Rafa Nadal. Aquella fue la última presencia latinoamericana en una final de Roland Garros.

El brasileño Gustavo Kuerten permanece como leyenda viva del torneo al levantar en tres ocasiones la Copa de los Mosqueteros, en 1997, 2000 y 2001.

El argentino Guillermo Vilas, ganador en 1977, el ecuatoriano Andrés Gómez, laureado en 1990 ante André Agassi, son, por el momento los otros latinoamericanos que conocieron la gloria en París.