×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Las últimas estrategias
José de Jesús Vela Cordero
~
14 de Junio del 2018 09:31 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Estamos en la última fase del proceso electoral, a partir de este momento una maquinaria y estructura jurídica está movilizándose. Todos los candidatos, mujeres y hombres, jóvenes y adultos saben que no puede perder tiempo pensando en una victoria anticipada o en una derrota contundente.

El político ortodoxo ya puso en marcha su estrategia jurídica para el día después de la elección. La elección se gana en las urnas y en los tribunales.

En esta etapa un equipo jurídico hace un barrido y monitoreo en su distrito, municipio y comunidad. Lo hace revisando y contabilizando en número de mantas, espectaculares y lonas, así como las pintas en bardas. Así mismo hay equipo que monitoreando los medios de comunicación, cuántos spots salen de un candidato o partido, cuantas entrevistas de radio, cuántos desplegados en prensa.

El objetivo es reunir la mayor cantidad de elementos y delitos electorales que un candidato pudo haber cometido en la campaña electoral para impugnar la elección.  El ejercicio no es ocioso es parte de la estrategia política.

Las infracciones o violaciones de los partidos políticos en el proceso electoral son:  incumplimiento de las obligaciones de los partidos políticos establecidas en la Ley General de Partidos Políticos;  incumplimiento de las resoluciones o acuerdos del Instituto Nacional, del Instituto Electoral del Estado o del Tribunal de Justicia Electoral, no presentar los informes trimestrales, anuales de precampaña o de campaña, la realización anticipada de actos de precampaña o campaña atribuible a los propios partidos; exceder los topes de gastos de precampaña o campaña; la realización de actos de precampaña o campaña en territorio extranjero o de otra entidad federativa cuando se acredite que se hizo con consentimiento de aquéllos, sin perjuicio de que se determine la responsabilidad de quien hubiese cometido la infracción; la contratación, en forma directa o por terceras personas de espacios, en cualquier medio de comunicación impreso y la difusión de propaganda política o electoral que contenga expresiones que calumnien a las personas entre otras.

A esas faltas se suman la coacción del voto, la violencia en la jornada electoral, los requisitos de elegibilidad de los candidatos, etc.

Nota: Este proceso electoral y sus resultados van a ser tal vez el más dirimido en los tribunales como estrategias política y mecanismo de negociación. Las resoluciones de los tribunales en materia electoral son muestra del grado de interrelación de algunas élites y grupos políticos regionales.