×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La lucha de los albinos zacatecanos
Alejandro Castañeda
~
17 de Junio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Flor Castañeda / Marijose es una de las numerosas personas con albinismo en el estado.

A pesar de las políticas de inclusión en Zacatecas, actualmente no se conoce el número de personas que viven con albinismo en la entidad, una condición por la que las personas que viven con ella son discriminadas durante toda su vida.

El desconocimiento de la sociedad y las instituciones deriva en un problema grave de discriminación que causa complejos que aíslan a las personas albinas.

Fue hace apenas un año que por primera vez se realizó una Jornada Nacional de Albinismo en Zacatecas, donde María José Adame fue una de las gestoras para dar un lugar a los albinos zacatecanos y luchar por la inclusión que tanto se necesita.

Marijose es estudiante de psicología, tiene ausencia de pigmentación en su piel, orgullosamente dice que es albina y actualmente pertenece a la Fundación Piel de Luna Albinos de México.

Su vocación profesional la llevó a ponerse en contacto con el presidente de esta fundación para organizar a los albinos de Zacatecas y mejorar las condiciones para ellos.

Como parte de las primeras acciones, se acercó a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ), donde se les informó que no había un censo por parte de las instituciones de salud sobre las personas albinas.

La Secretaria de Salud se comprometió a realizar un censo por todas las regiones del estado para conocer los números exactos del albinismo en Zacatecas.

En México el albinismo afecta a 1 de cada 50 mil habitantes, según datos de la Organización Latinoamericana de Albinismo.

Desconocimiento del albinismo

El albinismo es la ausencia de pigmentación en la piel, ojos y pelo de las personas, es motivo de discriminación y en algunos países de África puede llegar a ser motivo de persecución por creencias chamanicas.

Marijose platicó con Imagen sobre los complejos que causa la discriminación a causa del albinismo.

“Si sufrimos de discriminación, en lo personal fue en kínder y primaria, ya en la secundaria comencé a tomar otra actitud para bloquear los insultos y las miradas incomodas”, apuntó.

Originaria de Río Grande, el desconocimiento de la gente la vuelve blanco de las miradas por su piel y cabello blancos, a los que poco a poco se ha acostumbrado.

Si la sociedad no esta preparada para tratar con las personas con albinismo, las instituciones tampoco.

Un ejemplo de esto se da en las clínicas de salud, donde son pocos los médicos y enfermeras que saben tratar las complicaciones que presentan en la piel.

“A lo mejor te recetan lo que le recetan a todo mundo y eso te hace más daño, debido a que es más delicada”, puntualizó.

Marijose dijo que parte de las iniciativas de la fundación donde ella es la representante en Zacatecas, busca sensibilizar a la sociedad e instituciones sobre el albinismo para recibir un mejor trato.

“Queremos que los niños que ahora están naciendo con albinismo vivan más libres de la discriminación que tanto afecta”, aseguró.

Aislamiento

En pláticas con otras personas albinas, Marijose ha conocido historias del pasado, donde las familias los escondían por temor a que otros los vieran o por sobreprotección, el desconocimiento es mayor.

Su carrera en Psicología Social la ayudó a informarse más  sobre el albinismo, a luchar contra los complejos y la motivó a ayudar a las demás personas que viven con esta condición.

Sigue firme en su convicción de informar a la sociedad y las instituciones para mejorar las condiciones de vida y tener las bases para integración y la no discriminación.