×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Perspectivas
El populismo que viene
Luis Enrique Mercado
~
18 de Junio del 2018 08:54 hrs
×


Compartir



Liga Corta




México está en grave riesgo de caer en el populismo, como sucede ahora en muchos países del mundo, en el que se destrozan las finanzas públicas, se hacen a un lado las instituciones democráticas y, a fin de cuentas, se empobrece y se cierra el futuro a las sociedades.

Uno de los grandes pensadores del mundo actual, Steven Pinker sostiene que los populistas están en el lado oscuro de la historia y mete en el mismo baúl a Maduro, de Venezuela, a Mao, de China, a la Alemania del Este, anterior a la caída del muro; a la Unión Soviética y habría que agregar al México de los años setenta y ochenta.

Pinker acaba de publicar su nuevo libro, En defensa de la Ilustración (Editorial Paidós) y que es una extraordinaria enumeración y análisis de los enemigos del progreso, aquellos que piensan que el mundo está retrocediendo y que solo ellos pueden salvarlo.

Para Pinker, son Donald Trump, el Brexit, el populismo y los nacionalismos tribales, “todos, enemigos de la ilustración”.

Desde hace muchos años, probablemente desde el sexenio de Miguel de la Madrid, cuando se empezó a reprivatizar la banca, se pidió el ingreso al GATT, hoy OMC y se empezó a desmantelar el pavoroso aparato de empresas paraestatales, México ha hecho muchos esfuerzos por evolucionar hacia un país de libre mercado con instituciones democráticas.

Esos pasos se han dado vía reformas estructurales, como la que creó el sistema de AFORES, que ha producido el más grande cúmulo de ahorro que el país ha conocido; el Tratado de Libre Comercio y las de este sexenio, en especial la energética y la educativa.

El problema es que estas reformas se han hecho a lo largo de 35 años, en un movimiento lentísimo de gallo-gallina, cuando hay países, como China, Corea del Sur, Vietnam o la misma España en su momento, que esos pasos los han dado en cuando mucho una década.

Hoy, la lentitud de esa transformación está cobrando con la irritación de una sociedad cansada de ver que la pobreza no disminuye, las oportunidades no se abren, la desigualdad aumenta y los políticos se comportan como sátrapas alejados del país moderno que México necesita ser.

En una entrevista que esta misma semana le hizo El País semanal a Steven Pinker, explica que el populismo conduce el nacionalismo y al autoritarismo y que los populistas son hostiles a las instituciones, buscan un líder natural que exprese la pureza y la verdad y les cuesta aceptar la idea de que el gobernante es un custodio temporal de poder sometido a deberes y limitaciones.

Así se ven Andrés Manuel López Obrador y su movimiento, que hoy parecen tener fascinado a la mayor parte de los votantes potenciales.

Las explicaciones de esta fascinación pueden ser muchas, pero es probable que lo que ha abierto la puerta a este regreso al populismo sean, por un lado, la lentitud de las transformaciones y la impunidad que se usó para beneficiar a quienes gobiernan y que hoy abre la puerta a los Napitos, a las Nestoras, que hace mucho deberán estar en la cárcel junto con los líderes históricos que PAN y PRI han protegido siempre.

Hasta el próximo lunes y mientras, no deje de seguirme en mi página de Facebook Perspectivas de Luis Enrique Mercado.