×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De mis apuntes
Historia y tradiciones de Plateros
Redacción
~
04 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía /

Hace cinco lustros salió a circulación, lo que a nuestra opinión era, la primera revista ilustrada editada por fresnillenses. El contenido se refería a la Historia, Tradiciones de Plateros y el Santo Niño de Atocha.


Desde el primer instante en que se distribuyó, acaparó totalmente el interés de los habitantes de la localidad, llegando incluso a trascender notablemente en miles de feligreses que diariamente arribaban a la vecina población provenientes de diferentes latitudes del país y del extranjero.


Indiscutiblemente el contenido atraía a los sorprendidos lectores. Las magistrales ilustraciones agradaron a quienes la obtenían, la temática impresa, en cada plana, transportaba al lector al remoto pasado. Podemos afirmar que vivía intensamente la narrativa.


En una primera parte se desglosa cronológicamente los diversos sucesos estrechamente vinculados con el descubrimiento de las Minas de San Demetrio en 1566 y aparecen los nombres de los descubridores y fundadores del pueblo, al que años más adelante se le conocería como Plateros.


Esta revista se constituyó desde su origen como una forma de divulgar lo histórico del asentamiento minero, comprendiendo desde el laborío, luego la evangelización, sin descuidar las emotivas tradiciones que también son parte de las raíces del pueblo.


La imagen del Santo Cristo de los Plateros, desde luego del Niño de Atocha, y salones de retablos, han sido desde hace siglos las imágenes más veneradas por la feligresía, resultando más popular la del taumaturgo Santo Niño. En la revista aparecen varios pasajes con alusión a ellos.


De las tradiciones, se menciona al Cristo de Agustín Palos. Resulta que a su casa llegaron unos viajeros que le pidieron posada. Al día siguiente se encontraron que los viajeros se habían retirado y dejaron bajo un árbol un estuche de cuero y madera. Al abrirlo descubrieron en su interior un crucifijo de tamaño natural.


Le llamaron Señor de los Plateros. El santuario está dedicado a su culto. En el altar principal está el crucifijo. El estuche en el salón de retablos donde también se encuentran cientos de los llamados testimonios de fe por los milagros concedidos. 


A grandes rasgos se abunda en el contenido de la revista en cuestión. Es evidente que trata lo  referente a lo histórico. Sin embargo, nuestra intención en este caso es para mencionar y recordar a quienes fueron los autores de lo que considero es una obra digna de comentar y reconocer.


Todo fue consecuencia del compromiso y decisión de varios fresnillenses que se preocuparon por rescatar lo nuestro. Gracias a ellos supimos como se hizo realidad lo que quizá en un principio parecería una utopía.


Los autores intelectuales de esta obra fueron: Augusto Isunza Sánchez como editor; las ilustraciones son de Clemente Márquez y Ma. De Jesús Morán y las letras de Alfonso Flores Reyes. 


Fue impresa en Talleres Mignón Centro de Impresión de la calle de Plateros.


Es indiscutiblemente una revista editada por fresnillenses. 


Por diversas e imprevistas causas tan solo se editó el número uno de lo que se pretendía que fueran publicaciones con distinto contenido y que aparecerían de acuerdo a lo que se programara en base de la distribución y adquisición.


En un principio quienes fuimos testigos de la propuesta editorial y tomando en cuenta que el primer ejemplar se recibió con interés y desde luego con agrado, nos hicimos a la idea de que se imprimirían más revistas. Lamentablemente no fue así. 


Nos hubiera gustado la continuidad de la inicial propuesta.


Cada una de las personas que se involucraron en el proyecto de editar revistas con temas locales, en este caso relativo a la historia y tradiciones de Plateros, son poseedores de talento y creatividad cada uno en su especialidad. Lo cual es digno de encomio. Con su esfuerzo proporcionaron a los innumerables lectores, en este caso a la comunidad, temas de interés social y cultural a un costo accesible.


Del impresor, de Augusto Isunza Sánchez, podemos afirmar que él lleva en las venas la tinta que se utiliza para plasmar en el papel las imágenes que perduran. Por otra parte, Clemente Márquez y María de Jesús Morán, han destacado en la ilustración de infinidad de revistas y novelas que han tenido una importante circulación en el país y en el extranjero.


El soporte relativo a lo histórico y tradiciones es parte del legado de Don Augusto Isunza Escoto, autor de la primera Monografía de Fresnillo y primer Cronista del Municipio. La investigación, impresión e ilustración se conjugaron para dejarnos un testimonio único que debemos conservar y difundir.


Al final una especie de epílogo: en la última página y contra forro está un ofrecimiento alusivo a la visita al santuario, desde luego una oración y una estampa a color del Santo Niño de Plateros.