×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Se quedan fuera de programas por morosos
Marcela Espino
~
20 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Marcela Espino / Se quedan fuera por morosos.

FRESNILLO.- Vecinos de la colonia Manuel M. Ponce se quedan fuera de programas federales de apoyo para vivienda ante su morosidad en el pago del servicio de agua potable y del impuesto predial.

Al menos el 90% de los colonos debe  el servicio de agua al Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Fresnillo, mientras que el 85% es posible que deba el impuesto predial.

Pese a que la colonia requiere una intervención inmediata en las líneas de agua potable y de drenaje no pueden acceder a esta ayuda por su falta de pago.

María Luis Montes Esparza, habitante de la colonia, explicó que luego de que el año pasado se les entregó el remozamiento de los edificios por parte de autoridades de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), solicitaron a la Federación la ayuda para mantenimiento de las viviendas.

Sin embargo, al ser propiedades privadas, difícilmente puede intervenir el Gobierno Federal y se les recomendó revisar los programas públicos disponibles.

Expuso que en esta verificación, los pobladores encontraron una opción en la que Sedatu puede intervenir con el apoyo para la rehabilitación de redes hidráulicas; sin embargo, el requisito es que los beneficiarios se encuentren al corriente en el pago de agua y ante Catastro. 

Montes Esparza dijo que hay quienes adeudan el impuesto predial desde que se creó la colonia y no se han regularizado, es decir, desde hace unos 35 años.

De acuerdo a la Ley de Ingresos del municipio, no se les puede cobrar este periodo, pero sí los cinco años más recientes a los habitantes de los 102 edificios que integran la colonia.

Mientras que en el caso del agua potable, hay viviendas con adeudos de 10 a 15 años y pese a que autoridades del sistema realizan los cortes de la línea del servicio, se vuelven a conectar.

A los usuarios se les han aplicado campañas de regularización y descuentos importantes para que vayan al corriente en sus pagos, pero en la mayoría de los casos se vuelven a atrasar. 

Ante ello, el deterioro en las instalaciones de los edificios es más evidente y hasta resulta un riesgo para sus habitantes, quienes padecen fugas de agua  y de drenaje que se filtran por sus viviendas.