×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Recreo
Gobernador, no delegado de los Pinos
J. Luis Medina Lizalde
~
06 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Igualito que hace un año, la expectativa dominante sembrada por los medios de comunicación y  generada por el inminente informe del gobernador es la de cambios en el equipo, se concrete o quede en puras especulaciones como sucedió la vez pasada, nuestra cultura política sigue  atrapada en el equívoco de suponer que un cambio de tripulación en vez de cambiar de rumbo.

Cambiar personal subordinado es una facultad que se puede ejercer en todo momento, ligarlo a la coyuntura del informe habla de incomprensión de la esencia de la tarea de gobernar.  

La urgencia  de cambiar de rumbo en Zacatecas salta a la vista, somos expulsores de mano de obra sin calificar y de jóvenes con elevada solvencia académica e intelectual, ambas migraciones tienen el mismo origen: falta de oportunidades.

Las  futuras generaciones no perdonarán nuestra falta de compromiso para que  los recursos naturales del territorio sirvan a intereses de sus habitantes.

La modificación radical del entorno político nacional  nos empuja también al cambio de rumbo,  López Obrador promueve transformaciones que  impactarán inevitablemente el contenido y los modos de hacer la política. 

La austeridad terminará derrotando resistencias abiertas y disimuladas, la corrupción será combatida mediante una acción combinada de gobernantes y gobernados y la relación de los estados  con el centro adquirirá tonalidades más acordes con un régimen de derecho que de tráfico de influencias.

Tello deberá proponerse empoderarse  dejando  la tradición de fungir como delegado de los Pinos, Zacatecas necesita que su gobernador tenga voz y capacidad para reivindicar  intereses locales equipado con narrativa institucional elaborada desde la perspectiva local.

Cambiar de rumbo significa pasar a la gestión de recursos fiscales con proyectos susceptibles  de justificar grandes inversiones en infraestructura productiva, vialidades, conectividad, recuperación integral del campo y acceso a los mercados, lograr eso no es cuestión de una persona y no se logrará de la noche a la mañana.

 Es vieja la ingenuidad de reducir la política a las relaciones públicas desde que se recurría a los quesos de Monte Escobedo y mezcal de Pinos para abrirse paso en los intríngulis de las dependencias federales,  mientras que los gobernantes de otros estados promovieron exitosamente la inversión federal mediante gestión de proyectos sustentados en  visión de desarrollo regional integral. 

Romper inercias 

Cambiar  de rumbo reclama dejar de despilfarrar el tiempo en ceremonias sin sentido, imponiendo la improductividad de arriba hacia abajo.

Los cambios que impulsa López Obrador son el principio del fin de muchos actores políticos que fincan  su carrera en  dinero público o de patrocinadores que después lo recuperan, habrá más calidad en los políticos al  contar más la honestidad y preparación.

Tello fortalecerá su liderazgo institucional si se aparta de la guerra política entre ex gobernadores que tanto atraso ha ocasionado a  Zacatecas, es guerra sin ideología y sin compromiso con el interés general.

Si Tello se aplica en que nada del pasado quede impune sin incurrir en persecución política, tendrá la autoridad moral para beneficiarse de la experiencia de los que lo antecedieron en los cargos, dándole el mismo trato a todos y dándole sustento civilizado a la pluralidad de los zacatecanos, esa es la verdadera política.

Zacatecas necesita con urgencia descargar las nóminas municipales y estatales empezando por los que cobran sin prestar servicio alguno y que fueron colocados como pago de facturas y frecuentemente para que compartan parte de sus ilegítimos ingresos con su regenteador político, tal operación de limpia debe ser cuidadosa, bien planeada para no cometer injusticias y debidamente acordada entre todas las fuerzas política en términos que a todos den garantías de respeto a la legalidad.

Un Tello débil carece del “punch” para ponerse al frente de la erradicación de la corrupción en Zacatecas, la permanencia en el tiempo de las redes de corrupción ha generado que personas con cargo político ni siquiera se sientan corruptas cuando usan su investidura para pedir “favores” al gobernador y sus funcionarios.

Entorno pernicioso 

La medida de la pobreza moral de la política zacatecana la tiene el gobernador cuando desde adentro de su partido recibe reproches por no haberlos ayudado en campaña a unos ni otorgar puestos a otros y desde la oposición, cada contacto, con algún relevante “opositor” se traduce en la colocación de algún allegado.

Tello, si quiere dirigir el urgente cambio de rumbo, debe  romper la burbuja de mediocres que no tienen ideales sino intereses,  debe  vivir la política corriendo riesgos, desafiando granujas, resistiendo embates.

La cruzada contra la corrupción enfrentará mucha resistencia, Tello habrá de elegir  de qué lado juega, sigue como  débil “concede favores” a no menos débiles políticos, o desde la fortaleza legítima, le entra al toro.

Nos encontramos el lunes en el Recreo 

@luismedinalizalde
luismedinalizalde@gmail.com