×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Continuará la vigencia del sistema de partidos?
José de Jesús Vela Cordero
~
06 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen / La generación de los 70 todavía sabe de sus consecuencias.

En el artículo pasado mencionamos como el sistema político, a través de los años y puntos de quiebre de las transformaciones políticas, ha cambiado sus elementos y las columnas que lo sostienen. El sistema político ha transitado de elementos corporativos, partido único, presidencia omnímoda a protagonismo de los gobernadores y Poder Legislativo, o bien se ha privilegiado el control y negociación presupuestaria.

En cualquiera de los casos, el sistema político ha mantenido un régimen que ha permitido elecciones recurrentes, integraciones de la representación y conducción política,  y una paulatina evolución del sistema de partidos que ha ido del partido de masas único a un pluripartidismo gerencial basado en familias. 

La participación política y la existencia de un sistema de partidos ha sido un elemento esencial del sistema de político y el régimen, lo anterior le ha dado viabilidad y ha evitado su colapso. Por ello, es necesario reflexionar la trascendencia de un sistema plural de partidos. Esto significa mayores mecanismos para la selección, formación y rotación política de las élites, también representa la ampliación y diversificación de  las opciones y mecanismos para la lucha por el poder. 

En un nuevo ciclo político, es pertinente analizar y cuestionar: ¿Cuál es la viabilidad del actual modelo de sistema de partidos? ¿Qué papel o rol va jugar un partido político bajo un nuevo sistema político? ¿Qué va a significar un partido político en el México de la segunda y tercera década del siglo XXI? 

Estas preguntas básicas son parte de las hipótesis que se abren en una proyección de reconstrucción del sistema político y del régimen. 

El contexto descrito se cuestiona a partir de los elementos de cohesión social y político que están vertebrado a la nueva hegemonía, basada en personalismos.  En ese orden de ideas, ¿los partidos y su sistema que han garantizado medianamente una democracia, seguirán siendo un elemento indispensable para el sistema político, que permite la conducción y viabilidad del régimen?

Sin la existencia de un sistema de partidos plural y competitivo (esto es que tengan posibilidades reales para disputar el poder) y si se contempla la vigencia jurídica y política de los partidos políticos, estamos ante el advenimiento de un nuevo modelo de partido único.

Nota. México vivió más de 70 años con un modelo  de partido único, su auge y caída están dentro de la historia política y económica de nuestro país. La generación de los 70 todavía sabe de sus consecuencias.